"Kiko Hernández sigue teniendo resentimiento hacia mí porque nunca le he hecho la pelota"

Ania Iglesias: «La subida es muy bonita pero la caída es jodida y se sufre en soledad»

"No me considero telebasura ni juguete roto. Soy un juguete reciclado", dice aludiendo a la obra de teatro que representa

Ania Iglesias: "La subida es muy bonita pero la caída es jodida y se sufre en soledad"
Ania RS

Cómo recoger los cascotes de dos personas que han pasado por la «trituradora de la televisión», cómo superar el trauma que deja la fama repentina cuando se esfuma tan rápido como llegó, hace ahora justo 18 años. «No hablamos de GH, pero sí de esa popularidad rápida que desaparece de repente», aclara Ania, mítica habitante de la casa más famosa de la televisión, según recoge David Saiz en ecoteuve.

¿Por qué habla de trituradora? ¿La obra es una crítica a la televisión?

No nos metemos con ningún formato, ni hablamos de GH. Nos referimos a lo que pasa cuando pasas por la trituradora de la televisión. Ya sea un reality o un presentador que en su momento lo tuvo todo y luego desapareció. Nosotros lo hemos experimentado porque la subida fue tan vertiginosa como la bajada.

En la final de su GH les enseñaron varios ejemplares de revistas donde aparecían ustedes, algo inédito hasta ese momento. ¿Nunca se imaginaron esa repercusión?

Nos extrañaba salir con titulares más grandes que Rociíto. Cuando se abrió la puerta y salí, pensaba que la gente que nos esperaba era figuración pagada. Tuvimos la enorme suerte de ser los primeros en vivir esa experiencia. Si yo hubiera sabido las dimensiones de lo que estaba ocurriendo, no hubiera hecho algunas gilipolleces que hice. O Jorge [Berrocal] no creo que hubiera hecho el numerito de la pierna. Un día en GH se me ocurrió decir el nombre y apellidos de mi padre y la gente lo buscó en la guía de teléfono y colapsaron el contestador.

Está claro que forman parte de la televisión de este país desde hace 18 años. 

También somos responsables del cambio de la televisión y que ahora sea un poco más… Bueno, a mí eso de la telebasura no me parece un concepto oportuno. Yo no me considero telebasura ni juguete roto. Me considero un juguete reciclado.

Ha dicho que son responsables de que la televisión ahora sea… ¿

Cómo lo califica?

Se abrió un poco la veda al ‘vale todo’. Está muy bien que unas personas anónimas puedan trascender mediáticamente, porque todos tenemos el mismo derecho que Rociíto, Kiko Rivera o Tamara Falcó. Si se hubiera quedado ahí, bien. Pero ahora todo vale: insultar, faltar el respeto… me da un poco de pena.

¿Y se siente responsable de eso?

Lo que he hecho es no alimentarlo. Estuve un año y medio en A tu lado (Telecinco) comentando GH desde el punto de vista del concurso, pero sin cruzar la línea del terreno personal de los participantes. Cuando esa línea empezó a tomar otro matiz, cuando entró Kiko Hernández sobre todo, y se estableció otra línea editorial, ni yo me veía ni ellos me veían. Me decían: ‘Vas a acabar en La 2 con los ñus…’

Entiendo que con Kiko no tiene buena relación.

Él todavía tiene mucho resentimiento hacia mí. Chocábamos en el carácter. Si recordamos los inicios de Kiko en la tele, su mensaje era directamente el insulto, sin ningún contenido. Ahora le veo más moderado y con más argumentos. Me hace gracia porque yo no le tengo ninguna animadversión, pero sé que él a mí sí, y es curioso.

¿Y por qué cree que él le tiene animadversión?

No lo sé. Creo que es porque nunca he comulgado con él. No le hago la pelota. Si le hubiera reído más las gracias, como lo hizo Marta López u otra gente… No lo sé.

Yo no entro al juego de nadie. Y si juego, juego a lo grande. Yo me meto en GH por 20 millones, no juego al Parchís. Y si tengo que seguir el juego a alguien y ‘prostituir mi identidad’ lo hago de verdad y para algo que valga de verdad la pena. Lo que yo quería cuando entré en GH era darme a conocer para tener un trabajo concreto, no para estar ahí hablando de la reina Letizia. En cualquier caso, que cada uno haga lo que le dé la gana.

¿Se arrepiente de haber participado en GH?

No. Porque me lo pasé en grande. Porque tú me estás haciendo la entrevista por eso -si no hubiera entrado ahí seguramente no estaríamos hablando ahora-. Y porque cuando salí, además, tuve unas oportunidades importantes y he conocido a mucha gente de nivel.

¿Lamenta haber quedado encasillada en concursante de GH?

Al entrar en GH, yo cogí un atajo después de haber ido a muchos castings. Había trabajado como actriz y como modelo. Aunque fuera modelo de Carrefour, qué pasa. Pero llegó un momento que dije: ‘Yo quiero ser una tía conocida. Estoy harta, aquí no vale el talento, vale la suerte’. Y de todo lo que me propusieron, lo más lícito fue esto.

¿Se lo propusieron directamente o se apuntó al casting?

Antes de GH participé en un debate sobre el culto al cuerpo, casi de rebote porque se lo propusieron a una amiga que no pudo hacerlo. Meses después, me llamaron porque iban a hacer un programa nuevo [GH]. Me pilló en un momento delicado, me estaban dejando de llamar de cosas de modelo y no sabía por dónde encaminar mi carrera. Y me lancé. Para mí era un casting más, pero yo fui a por todas, como siempre, y al final me eligieron. A mis padres se lo dije dos días antes.

VÍDEO DESTACADO: La emotiva felicitación de María Patiño a Kiko Hernández por su 41 cumpleaños

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído