Josean Fernández Hernando, alias 'Maguila', disparó nueve veces contra el empresario Rafael Vega Gil en 1982, cuya viuda se suicidó tres meses después víctima de una profunda depresión

TV3 se pega el tiro de gracia dando voz al etarra que asesinó por «chivato» a un padre de familia: «No me arrepiento»

Se cruzó en el camerino de la televisión pública catalana con la hija de una de las víctimas de Hipercor, y no le pidió perdón: "Le he dicho que lo siento, el matiz es sustantivo"

Josean Fernández Hernando, alias ‘Maguila’, se encontró este sábado 5 de mayo de 2018 en los camerinos de TV3 con Rosa Maria Cabré, hija de una de las víctimas del atentado de Hipercor, que iba a ser entrevistada en el programa de TV3 «Preguntes Freqüents».

No le pidió perdón. Y la misma actitud mantuvo en este espacio frente a la presentadora Laura Rosel, que hasta le rió las gracias al etarra  por el asesinato del  comerciante, Rafael Vega Gil, de 48 años, casado y padre de cuatro hijos, a quien el mentado le descerrajó nueve tiros el 5 de junio de 1982 en el barrio santurzano de Las Viñas. (Los millonarios separatistas que se forran en TV3 cargan contra «chivato» Albert Rivera y se mofan de Griso).

Fernández, quien fue condenado a 27 años de cárcel por el asesinato del citado  empresario vinatero, -cuya viuda, María Dolores Bernisa Martínez, de 47 años, se suicidó apenas tres meses después del crimen por una profunda depresión-, y que salió de prisión en 2005, ha sido el nuevo ‘referente del pacifismo’ invitado por TV3, mientras el director de la cadena, Vicent Sanchis, se dedica a mendigar dinero para la cadena sumándose a la campaña ‘Salvem TV3’, destinada a la gente que «ama su país, la libertad y su televisión». (TV3: Las pifias, trampas y sectarismo de la televisión catalana denunciadas ante la Unión Europea).

En la entrevista, no muestra ni de lejos el más leve atisbo de arrepentimiento y descarta por completo pedir perdón a las víctimas del terrorismo, a pesar de que en dos ocasiones se jacta de ser «corresponsable» de los crímenes de ETA durante los treinta años que dice que estuvo ligado a la «organización». (Los millonarios de la TV3 y sus satélites defienden la violencia contra España: «Es un toro que nos amenaza).

Es más, se niega a llamar a la suya una organización terrorista:

«En mi caso fue una organización que en el momento en que yo entré fue consecuencia de un análisis político e ideológico. Yo llevaba años trabajando en la defensa de los derechos sociales y nacionales del pueblo vasco de diferentes maneras y vi que una de las maneras de aportar a ese proceso de lucha del pueblo vasco era ingresar en ETA».

Tras haber explicado su actitud frente a la víctima de Hipercor,:

«Yo no he pedido perdón porque entiendo, ya lo he explicado alguna vez, que lo que yo hice y en el momento que lo hice, lo hice de una manera consciente. Lo hice porque entendía que en aquel momento tenía que hacerlo y no me he visto en la circunstancia de que nadie me haya dicho que tenga que pedir perdón ni nada parecido, pero también entiendo que no es algo que se deba pedir porque alguien lo exige sino que tiene que ser algo individual y que surja de uno mismo»,

se permite incluso el lujo del cachondearse del crimen por el que fue condenado, calificando a su víctima de «chivato»:

«En nuestra jerga los «chivatos» y aquella persona parece ser que pertenecía a ese ámbito.Era yo un militante activo de una organización y no he tenido ningún tipo de remordimiento»:

En su descaro, llega a afirmar que ETA en su historia

«es una organización que surge en un momento con un componente más cultural que de otra índole… pasados unos años se empiezan a hacer acciones contra personas, básicamente contra policías, guardias civiles y miembros del Ejército español pero ETA no nace y hace sólo matar personas».

Y como colofón de las buenas relaciones entre la televisión autonómica y la denominada «izquierda abertzale», -tras decir tan campante que «ETA no ha sido derrotada porque se ha autodisuelto»-, el tipo se sale por peteneras y embiste con el tema de la independencia catalana, equiparando la violencia etarra con la situación en Cataluña, al referirse a la «reacción» de una parte de la sociedad catalana en apoyo a los dirigentes golpistas. (El inadmisible ultraje de TV3 a la Policía Nacional con los CDR mano en alto).

«Me ha generado una contradicción muy grande la reacción del pueblo catalán ante la situación que se está viviendo. (…) Es la primera vez que lo digo, pero a mí me hubiera gustado reaccionar como el pueblo catalán, por la paciencia que ha tenido, por el saber estar y seguir intentando conseguir sus derechos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído