Zoraida, gaditana, 35 años, 'antitaurina, antimonárquica y atea'

‘First Dates’: «A mí lo que me pone muy cachonda es una voz al oído y… así hago lo que quieran»

Pedro, un actor y camarero de Barcelona de 39 años: "Me ha roto los esquemas"

'First Dates': "A mí lo que me pone muy cachonda es una voz al oído y... así hago lo que quieran"

Esto de la televisión se ha desmadrado del todo en España. No se trata sólo de ‘Sálvame‘ y del resto de sus copias. Esta vez, la prueba está en ‘First Dates‘ (Esta tía buscaba un cachas «que la empotrase contra la pared»… y llegó el gallego).

Es ajllí donde Pedro, un actor y camarero de Barcelona de 39 años, buscaba a alguien que le rompiese los esquemas (¿Todavía no has visto la escena más sensual de la historia de ‘First Dates’?).

El chaval estaba asqueado con el amor porque se entregaba al máximo y terminaba corneado. Pero entonces apareció Zoraida, una bella gaditana de 35 años que se definía a sí misma como «la típica andaluza pero antitaurina, antimonárquica y atea».

La primera impresión ha sido inmejorable.

«Me ha roto los esquemas», reconocía Pedro, mientras Zoraida alababa ante la cámara la pinta de malote del chico:

«De apariencia lo he visto bajito, pero cuando se ha dado la vuelta me ha parecido malote, y me gusta».

Pero lo mejor estaba aún por llegar. Ambos se iban gustando más y más a medida que iba pasando la noche, hasta el punto de que en un momento dado el hombre se ha quedado hipnotizado con la mirada de su cita:

«Estabas hablando y yo sólo estaba centrado en tus ojos».

Aunque sin duda, el cenit de la cita ha llegado con las confesiones sexuales. La química entre ambos era más que evidente, pero han tocado el cielo cuando Pedro le ha pedido a Zoraida que le desvelase sus fetiches sexuales:

«Sé sincera, no te cortes».

¡Y vaya si lo ha sido!

«A mí de verdad, de verdad, de verdad, lo que me pone muy cachonda es una voz así, que se me acerque al oído y… así hago lo que quieran. Si tú me lo dices así en medio, en el momento, ahí hago lo que me digan».

Eso ha revelado la chica con una sonrisa mitad vergonzosa, mitad pícara.

«Ya sé por dónde quieres ir, vamos a brindar por eso», ha propuesto Pedro, quien ante la cámara no podía ocultar su entusiasmo:

«Me ha encantado, porque es como yo, ella es como yo».

Y de la teoría han pasado a la práctica:

«Tú te refieres a algo así, que yo me acerque a ti (le toca detrás de la oreja) y te diga (le susurra) ‘estás preciosa'».

«Eso, eso… ahí se me ponen los vellos de punta del todo ya…», ha reconocido entonces Zoraida.

Como colofón final, Zoraida ha tomado la iniciativa y le ha comido la oreja a su cita.

«Se me ponen los pelos de punta», ha exclamado Pedro.

Visto lo visto, a nadie le ha sorprendido que ambos, Pedro y Zoraida, se hayan dado una segunda cita sin dudarlo.

  • – Pedro. Cambio billete y me voy a Sanlúcar contigo.
  • – Zoraida. Venga, cámbialo.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

AURICULARES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído