Periodismo
Risto Mejide y Belén Esteban, este pasado viernes.

El publicista Risto Mejide se ha apuntado un nuevo fracaso profesional en su ya dilatada carrera televisiva. Mejide arrancaba su gran apuesta de la temporada la pasada semana, el martes 7 de enero para competir en la franja de la tarde con su máxima rival, laSexta, con un formato bautizado con el nombre de Todo es mentira.

Es la apuesta vespertina de Mediaset en ese experimento de su segunda cadena después de que 'el capo' Paolo Vasile decidiese cargarse los informativos de Cuatro. Pero a estas alturas, en Periodista Digital ya estamos en condiciones de asegurarles que la apuesta no es que haya salido mal, es que ha sido catastrófica para los intereses de la cadena.

Risto Mejide comenzaba, muy fiel a su estilo, estrenaba su programa lanzando un irónico ataque a la competencia: "Un saludo a los compañeros de Zapeando. Hoy solo había una persona más nerviosa que nosotros, y era Frank Blanco".

No le servía de mucho porque ni siquiera el tirón lógico de los estrenos, por la curiosidad del público y el innegable enganche de Risto, inquietaba a Blanco que vencía con claridad: Todo es mentira: 478.000 y 4%. Zapeando: 919.000 y 7,8%, duplicaba al programa de Mejide).

Pero la cosa iba a empeorar en días sucesivos. El miércoles 9 de enero la audiencia cosechada casi se podía decir testimonial. El programa caía hasta el 3'2% y tan solo 378.000 espectadores, 100.000 menos que en su estreno y casi un punto por debajo de su ya ruinoso primer dato.

Pero a casi la irrelevancia caía el jueves 10 de enero. Las alarmas saltaban en Mediaset ya que la cuota de pantalla se hundía hasta el 2'4% y tan solo 284.000 televidentes. Paolo Vasile comenzaba ya sí a plantearse la cancelación inmediata de un programa además con altos costes de producción.

Había que reaccionar así que Risto Mejide tiraba para el viernes 11 de favores y en un intento desesperado de "enganchar a la audiencia" invitaba a una enemiga: Belén Esteban era la invitada especial de Todo es mentira. La jugada tampoco salía bien porque aunque recuperaba algunas décimas de share (hasta solo el 3'1%) los espectadores no superaban los 369.000.

Se hacen apuestas sobre si el programa supera la senguda semana de emisión. Todo indica a que la paciencia de Vasile se ha agotado porque Risto Mejide está bajando la media de la cadena que está en el 5'3% en lo que llevamos de mes.