Periodismo
Cristina Puig paseando en Suiza con la fugada Marta Rovira.

Música de guitarra emotiva. Una panorámica nos muestra la costa suiza, un faro. Y una voz, Cristina Puig, pregunta solemnemente "¿Cómo se vive en el exilio?".

Dos figuras femeninas avanzan con el mar de fondo. La presentadora de TV3, Puig y la ‘exiliada' Marta Rovira que, según ella, aún sigue siendo secretaria general del partido político Esquerra Republicana de Catalunya. Lo de ‘exilio' no parece la forma más imparcial de encabezar una entrevista si se tiene en cuenta que Rovira está buscada por la justicia española, por lo que, al menos legalmente, es una prófuga de la justicia española. --VER ENTREVISTA EN VÍDEO--

La entrevista más que política, parecía un reportaje de esos de 'Españoles por el mundo', preguntándole como vivía. "¿Añoras a tus amigos?", y Marta Rovira miraba a cámara, entremezclaba sonrisas y lágrimas para transmitir el dramatismo deseado.

La fecha elegida para emitirla no parecía casual porque ERC celebraba un gran acto para presentar a sus planes políticos en este año electoral y ahí los de TV3 se portaron para que el partido estuviera en el centro de la pista. Rovira hasta se comparó con los 'refugiados' de guerra.

Pero no es la primera vez que TV3 hace cosas de estas y, en concreto, el programa 'Preguntes Frequents' de la productora El Terrat, de Andreu Buenafuente, hace cosas de estas. Por ese programa ya hemos visto a prácticamente a todos los prófugos de la justicia por causas vinculadas con el intento de disolver el Estado español en 2017.

No sólo hemos visto a consejeros puigdemonianos, hemos visto al rapero Valtonyc y hasta hemos visto al CDR que ‘se exilió' tras ser acusado de terrorismo por sus actos de sabotaje. Parece que todo prófugo tiene derecho a su momento de 'Prófugos por el mundo'.

Lo curioso es que quien más deberían tener tirria a Marta Rovira, en principio, deberían ser los propios independentistas. Oriol Junqueras había dicho en una carta desde la cárcel que la proclamaba como su heredera política, ella había sido la máxima agitadora de la DUI hasta el punto de gritar y sollozarle a Puigdemont que le declararía traidor 'hasta en el último pueblo de Cataluña' si no proclamaba la independencia unilateral (ex consejero Santi Vila dixit en su libro).

Y toda España la escuchó gritar tras aquella patochada de proclamación de la disolución de España y de la Cataluña independiente aquello "¡Ni un paso atrás!". Y vaya si dio pasos atrás, los suficientes para acabar en Suiza, y dejando que sean otros los que paguen por los platos que rompió. Puigdemont se inventó la excusa de que ‘se exiliaba' para que un presidente ‘legítimo' según él, no estuviera en prisión.

Rovira no era ni presidenta, ni nada, y en Suiza no parece muy claro que esté ‘luchando' por la independencia. Pero en 'Prófugos por el mundo' apenas le preguntaron por esos temas, no fuera a ser que se incomodara.

En todo caso si alguno piensa que con invitados así parece que El Terrat ha cambiado poco con la sustitución de Laura Rosel por Cristina Puig, aún es pronto para llegar tan lejos. Laura Rosel hizo a más de uno sentir náuseas con preguntas-sonrisa a un etarra que se reía hablando de los crímenes que cometió. A Cristina Puig, afortunadamente, aún le falta mucho para llegar a ese nivel.