Periodismo
Esperanza Aguirre Telecinco

Mejor no decir nada, si uno no lo tiene claro. Han sido muchas las personas que han pasado a la historia de Pasapalabra: por ejemplo, nos acordamos de grandes ganadores como Paz Herrero, Alberto Izquierdo, Paco Benito, o la armenia Lilit Manukyan, todos ellos en un podio al que desde hace poco pertenece también Fran, según sq.

El paso de Esperanza Aguirre por Pasapalabra también va a pasar a la historia del programa de Telecinco... pero por motivos completamentes diferentes. Y es que la política está protagonizando algunas de las peores actuaciones que se recuerdan.

En su primer día, la que fuera lideresa del PP de Madrid fue objeto de las críticas en las redes sociales por la poquísima ayuda que ha prestado al concursante al que le ha tocado estar en su equipo. Como muestra de la pasmosa lentitud en las respuestas, un botón: Aguirre pierde casi 10 segundos para acabar dando una respuesta incorrecta.

Pero si en su primera aparición fue tendencia en Twitter por su lentitud y su falta de tino a la hora de resolver las pruebas, en su segundo día lo que más le ha fallado ha sido la velocidad en las manos.

Así, en la prueba musical, Aguirre ha demostrado que no está muy familiarizada con el concurso -o que directamente no lo había visto nunca- cuando se ha quejado de que el pulsador "no chuflaba". "Oye que no chufla eh...", se quejaba la expresidenta del PP madrileño.

"No funciona porque ha chuflado primero ese", le ha contestado Gálvez. "Ah vale, perdona perdona", ha zanjado Aguirre.