Periodismo
Papa Francisco, Antonio Jiménez y Jordi Évole.
Trece evitó seguir la costumbre de otras ocasiones de hacer resúmenes de las entrevistas que concedía el Papa a medios internacionales

Trece TV, la cadena que pertenece a la Conferencia Episcopal, suele incluir una sección para contar todo lo que hace el Papa Francisco, lo cual es bastante lógico porque no deja de ser el máximo referente de la institución propietaria del operador de televisión que regenta su señal.

Pero no ha sido así con la entrevista emitida por laSexta y realizada por Jordi Évole que ha sido en gran medida ignorada por el canal de la Conferencia Episcopal que centró el espacio eclesial en sus informativos en hablar del discurso del plenario de Ricardo Blázquez y evitando comentar nada de lo dicho por el obispo de Roma.

Y eso, a pesar de que lo dicho por Francisco sobre inmigrantes, aborto, matrimonio homosexual, se mantuvo en la línea de los valores cristianos.

Y, en el caso de que les pareciera que alguna frase del Papa hubiera sido malinterpretada, precisamente sí tiene sentido que la Iglesia tenga un canal en España es para que haga todas las matizaciones pertinentes.

Pero había un punto más que parecía forzar que Trece dijera algo: que el Papa Francisco aludió directamente a los medios de la Iglesia en España embistiendo a la muleta que le puso Jordi Évole al respeto.

"Conozco algunos medios de España que son católicos de misa y no hacen más que ensuciar a los demás"

Como no es probable que se refiriera a las hojas parroquiales, ni a Alfa y Omega, ni a Cadena 100, a efectos prácticos sólo había dos medios cuya popularidad podía llegar a El Vaticano por difusión e influencia y a quienes se había acusado de ensuciar por parte de sus enemigos: los programas políticos de la Cadena COPE y las tertulias políticas de Trece.

Siendo retorcidos, podríamos pensar que hay uno más: Mediaset, dirigido por el católico de misa y confesión Paolo Vasile.

Precisamente la supresión de tertulias políticas de Trece (como ‘Más Claro Agua' o ‘La Marimorena') parecía ir en esa dirección, dejando a ‘El Cascabel' como única tertulia política de relevancia y tras una purga de tertulianos detectada en las últimas temporadas del canal amarillo en línea del deseo de entrar en el reino de lo ‘políticamente correcto'.

¿Se daría por aludido por tanto 'El Cascabel'? Era complicado, si elogiaban al Papa era como asumir que sus medio había ensuciado, aunque fuera en el pasado, y sí le criticaban, aunque fuera a través de Évole, sería tanto como criticar a su máximo patrón. Así que se lo ahorraron y, directamente, ni lo mencionaron.