Periodismo
María Casado pillada in fraganti por la realización de TVE.

La presentadora María Casado -ahora en La Mañana de La 1- era una de las periodistas que in extremis se salvaba de la purga soviética de la podemita Televisión Española que ahora dirige Rosa María Mateo, en virtud del acuerdo de la moción de censura para aupar a Pedro Sánchez a La Moncloa (Bajada de pantalones de 'El Lechero' Fortes y sus amigos de TVE tragando con los caprichos de Sánchez).

Casado, que había sonado con fuerza como una de las purgadas, pasaba del Telediario a presentar el espacio matinal de TVE y durante este jueves santo vivía uno de los momentos más ridículos de su carrera (Las marrullerías de Sánchez y Mateo con TVE son tan zafias que ya avergüenzan incluso a 'El Lechero' Fortes).

Todo ocurría cuando la presentadora del informativo matinal, Olga Zambea, daba cuenta de la detención en Marruecos de un yihadista preparado para atentar en las procesiones de Semana Santa de Sevilla:

 "Ha sido detenido un presunto yihadista que pretendía atentar en Sevilla".

Sin embargo, lo que nadie podía imaginar es que justo en ese momento el realizador pincharía por error la señal de una de las cámaras del plató de La Mañana (La brutal reacción de Mónica López, (El Tiempo TVE), ante la carta de una crítica espectadora).

Así pues, pudo verse durante quince segundos a la periodista María Casado, vestida con ropa de deporte, haciendo gestos extraños y pronunciando algunas palabras que no se lograron escuchar.

Justo en ese momento, María Casado se percataba de que estaba en una de las pantallas del plató y, sin imaginar que en realidad estaba en riguroso directo, levantó los brazos para sacar músculo presumiendo de bíceps de forma desenfadada.

Sin embargo la cosa no tiene gracia, según ha podido saber Periodista Digital, algunas fuentes en Televisión Española no atribuyen ese error garrafal a un simple lapsus monumental, porque Casado ha permanecido nada más y nada menos que durante 15 segundos pinchada en antena.

"Esto no es casualidad y ha sido una sucia jugada".

¿En ese largo espacio de tiempo nadie en el control de realización ha podido regresar a la cámara que tocaba para el directo?

Esa prolongada exposición a los espectadores en un momento que no debería estar en directo, ha sido más que suficiente para que muchos televidentes capturaran el momento y hayan hecho correr las imágenes por la red con no pocas bromas y algunas humillaciones públicas.

La propia presentadora Olga Zambea recogía en Twitter el ridículo momento y decía que son "cosas de directo", pero se echaba las manos a la cabeza.

¿Ha sido una venganza por ser del PP? Y es que en los amplios sectores de izquierdas de la televisión pública María Casado está encasillada como ‘pepera'.