Periodismo

Montse Pérez Llamas, una empresaria de 46 años, ha tenido que volver a casa de su madre porque hace un año se fue de vacaciones y ocuparon su casa, su primera residencia en Barcelona. No es una casa cualquier es un piso de lujo con piscina en una urbanización en Diagonal mar delante de la playa. Los okupas son una familia de origen turco con dos niños.

'Espejo Público' ha hablado con el okupa que se ha adueñado de la casa con su familia. Con visibles dificultades para hablar ha explicado que él pagó a una empresa por vivir en el piso de Montse y ahora no le pueden echar a la calle con sus hijos sin más.

Propietaria y okupa se han enfrentado ante los micrófonos de 'Espejo Público'. Montse asegura que ella paga la hipoteca y los suministros de su casa mientras esta familia vive allí sin ningún gasto. El cabeza de familia de los okupas asegura que hizo unos pagos a una mafia por vivir en la vivienda, a la que entraron cuando la propietaria se encontraban de vacaciones.

La propietaria del piso, visiblemente afectada, no es partidaria de dar voz al okupa de su inmueble. "Yo pago la casa, los seguros y ellos están ahí metidos y no están pagando ni un duro", señalaba. Asegura que el okupa de su vivienda hizo los pagos a una mafia. Se siente desamparada ante la justicia y teme que este hombre use a sus hijos como excusa para conseguir una permanencia de cinco años en la vivienda.