EXIGEN ILEGALIZAR LA ASAMBLEA NACIONAL

La maquinaria de propaganda de Maduro sale en tromba a defender al dictador: «La derecha desea la guerra»

La televisión pública chavista y la cadena de televisión internacional TeleSur muestran una vez más su entrega total a Nicolás Maduro

Ni cambiando las reglas durante el partido – con su nueva Constitución y sus constituyentes a la carta – ha podido mantener Nicolás Maduro detener la crisis que arrastra desde hace décadas y que lo mantiene en una situación desastrosa y que ha llevado al presidente de la Asamblea Nacional, órgano creado precisamente por la reforma constitucional de Maduro, a tratar de tomar el control.

¿Qué decía Venezolana de Televisión, el canal público de Venezuela? Pues que se ha producido un malvado golpe de Estado fascista (en esta TV hablan tanto de golpes de Estado que es difícil saber cuáles son reales y cuáles se inventan) ordenado por «la derecha», término que era repetido reiteradamente por los presentadores de VTV y ordenado por Donald Trump.

Y lo mismo TeleSur, la cadena de televisión internacional que emite para Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua (y en su día también Argentina), copiando el estilo de Al-Jazeera, se ha demostrado una vez más como una mera cadena de propaganda chavista, repetía las mismas consignas de VTV y que ‘la derecha’ deseaba la guerra civil al tiempo que aseguraba que «no podría detener la revolución bolivariana» (forma en la que se refieren al régimen vigente).

Lo curioso es que los voceros de VTV y TeleSur se hacían un lío al decir a la vez que había que ilegalizar a la Asamblea Nacional, pero al mismo tiempo que no había que convocar nuevas elecciones para esa Asamblea «porque eso es lo que quiere la derecha».

Y la parte más divertida era oír a comentaristas de TeleSur como Marco Teruggi al culpar de todo a potencias extranjeras añadir junto al tridente del mal habitual (Estados Unidos, Brasil y Colombia), también a España (sí, sí, España) como instigadora del tema.

¡Qué disgusto le van a dar a Pedro Sánchez! Hasta el momento (noche del 23 al 24) los países que han reconocido el intento de la Asamblea Nacional de reconducir al país son Estados Unidos, Colombia, Brasil, Chile, Perú, Canadá, Argentina, Guatemala y Ecuador, pero España no ha dicho oficialmente ni pío, ni parece probable que sus socios de gobierno le permitan hacerlo.

¿Y qué dicen los medios?

«¡Todos los medios manipulan!», grito Nicolás Maduro a sus partidarios esta noche complicada identificándolo una vez más como su enemigo. ¿Pero han tomado partido estos medios?

El Grupo Globo, grupo líder en Brasil, a pesar de su enfrentamiento con Bolsonaro, era uno de los primeros en posicionarse y respaldar la decisión de su presidente «Brasil hace bien en apoyar gobierno transitorio de Venezuela» se leía en su sección de opinión.

El Grupo Clarín, grupo líder en Argentina también parecía esperanzado. En su diario se leían opiniones de apoyo al pueblo venezolano frente al régimen. Y varios de los comentaristas de TodoNoticias, el canal 24 horas del Grupo Clarín se escuchaban opiniones de apoyo a la Asamblea Nacional: «Estamos cerca de conseguir la libertad», «vemos luz al final del túnel».

Una posición editorial adoptaba El Mercurio de Chile y Radio Caracol (RCN) en Colombia, donde hicieron amplios despliegues sobre el tema. En RCN la política Margarita Restrepo era quien más se esmeró en defender a Juan Guaidó, aunque también hubo algún comentarista en sentido contrario (Tanto Globo, como Clarín, como El Mercurio, como RCN son vapuleados habitualmente desde TeleSur).

Diferente es la situación en Venezuela. Donde mientras el oficialismo se ha volcado en apoyo a Maduro, los medios privados, bastante castrados por el oficialismo en las últimas décadas optaban por no tomar partido. Ni Venevision, ni Globovision, salvo un editorial para pedir que no haya violencia.

EL PRECEDENTE DE 2002

Es inevitable recordar los sucesos de abril de 2002, cuando el presidente de la patronal venezolana, Pedro Carmona, se proclamó presidente frente a Chávez, los medios privados de Venezuela encabezados por Venevision de Gustavo Cisneros y seguido por Radio Caracas Televisión, Globovision y Televen.

Tras frustrarse la operación y huir del país Carmona, el Gobierno chavista cerró Radio Caracas Televisión al no renovarle su licencia de emisión y logró, en parte, castrar editorialmente a los restantes con distintas medidas. En 2002 todos los medios privados tanto venezolanos como españoles se volcaron en apoyo al primer intento de derribar a Hugo Chávez, que se apagó a las 48 horas.

Algo similar ocurrió en España, donde los cuatro periódicos españoles, El País, El Mundo, La Razón y ABC, publicaron editoriales de apoyo a la caída. Si los de PRISA celebraba el ‘golpe contra un caudillo’, los de Vocento se satisfacían de que Venezuela dijera «basta» a Chávez. La Razón celebraba que el pueblo derribara «como Fuenteovejuna» al dictadorzuelo «más zafio» de Iberoamérica.

También La Vanguardia dirigida por José Antich (hoy activista ultraindependentista) que escribía eufórico que había caído Hugo Chávez y que sería juzgado por crímenes y animando a los venezolanos a «volver a empezar». 48 horas después todos ellos tenían que tragarse su ilusión.

Aunque el más ridículo fue Gustavo de Arístegui desde El Mundo que publicó un artículo de apoyo al golpe cuando parecía que este había triunfado para, tras consumarse su fracaso, publicar un segundo contra-artículo nuevamente en El Mundo rectificando su opinión anterior.

Habrá que ver si ante la proclamación de Guaido, los medios españoles optan por ser más prudentes de lo que lo fueron entonces.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído