MUNDO SALVAME

Gema López se niega a compartir plató con María Lapiedra y se va de ‘Sálvame’

“No voy a bailar al son que nadie me marque”

Gema López se niega a compartir plató con María Lapiedra y se va de 'Sálvame'

Después de 15 días de gran polémica, María Lapiedra se sentaba este miércoles 27 de marzo en ‘Sálvame’ tras hablar en una exclusiva de un supuesto «afaire» de Gema López con un compañero de trabajo (Diego Arrabal).

Sin embargo, la ex colaboradora de ‘¿Dónde estás corazón?’ no estaba dispuesta a echar más leña en el fuego. Sobre Gustavo Gema ha dicho que siente pena por él ya que solo ha conseguido trabajar más «echando mierda» sobre su vida, y ha advertido a la ex actriz porno que no la va a ver en un plató, sino en otro sitio, y ha dejado clara su postura: «No vendo mi vida privada porque no tiene precio». Y, dicho esto, cogía sus cosas, se quitaba el micro y se marchaba de ‘Sálvame’

María Lapiedra habló de una supuesta relación de Gema López con un compañero de trabajo en una revista y desde entonces han pasado 15 días llenos de polémicas. Kiko Matamoros fue el primero en hacerse eco de otras informaciones que apuntaban a Diego Arrabal como el otro implicado y el conflicto ha estallado.

Lapiedra se justificaba diciendo que ella solo ha comentado un «supuesto lío» que le contó Gustavo y que ella ya había visto publicado en dos revistas previamente. Sin embargo, una de estas revistas niega haber publicado nada al respecto y María se ha visto obligada a rectificar.

«No pensaba que se armaría este jaleo, pensé que pasaría desapercibido como pasó antes», decía María Lapiedra y Gema López, desde la otra punta del plató, anunciaba su decisión: «Mi postura es la misma desde el primer día, no echar gasolina».

«No voy a bailar al son que nadie me marque», decía Gema, cree que hay gente «que se ha delatado» y, como diga lo que diga la duda «va a quedar», solo apuntaba tres cosas:

«¡Qué pena que Gustavo González después de ocho años haya logrado venir más días vendiendo su vida o echando mierda sobre la mía», decía en primer lugar para luego dirigirse a la propia María con una advertencia: «No nos vamos a ver en un plató, nos veremos donde nos tenemos que ver».

Y, sobre ella misma, se va a mantener inalterable: «No voy a hablar de mi vida privada, no la vendo, no tiene precio y si alguien se quiere meter ejerceré los derechos que me corresponden». 

Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído