La de Paracuellos decide en directo qué compañeros van a ir a su enlace y cuáles no

El numerito de las invitaciones de boda de Belén Esteban en ‘Sálvame’: ¿Son una horterada?

La invitación es una placa creada por el arquitecto Joaquín Torres

El numerito de las invitaciones de boda de Belén Esteban en 'Sálvame': ¿Son una horterada?
Belén Esteban y David Valladeperas.

Belén Esteban dijo que no iba a vender la exclusiva de su boda pero bien que la explota en ‘Sálvame’. El 28 de marzo de 2019, la colaboradora montó un circo para entregar las invitaciones del enlace a sus compañeros. Dijo que no estaba cobrando más por hacer eso pero sí que se estaba lucrando (aunque sin extras) de algo privado que le afecta a ella y a su futuro marido, Miguel, al que, según ella, quiere mantener en el anonimato.

¿Cómo se gana el sueldo Belén Esteban? Hablando de su vida. Ese es su trabajo principal. Por eso, que diga que no va a cobrar por su boda es irónico porque hablar de ella en su programa ya es beneficiarse. Que diga que no recibirá un dinero extra pero si en su programa le piden que haga un numerito para repartir invitaciones y ella lo hace (porque es su trabajo) está comercializando con su enlace.

¿Cuánto podrá llegar a ganar Belén Esteban con la exclusiva de su boda?

Pues sí, Belén Esteban apareció el 28 de marzo de 2019 escoltada por dos señores que llevaban las invitaciones de boda en sendos maletines. El programa quería el explotar el morbo de qué colaboradores irían al enlace y cuáles no.

El primero en recibirla fue el director del programa: David Valldeperas. Emocionado, David ha abierto la caja negra que contenía la invitación con una placa de acero grabada con un corazón y sus iniciales, obra del arquitecto Joaquín Torres (pareja de Raúl Prieto, ex director de ‘Sálvame’ y padrino de la boda).

Le acompañaba un texto en el que se podía leer:

Los sueños, los proyectos y las ilusiones forman parte del camino que queremos recorrer juntos. Por este motivo y muchos más, nos casamos. Junto con nuestra familia, tenemos el placer de invitaros a nuestro enlace matrimonial».

Y la invitación terminaba con una frase elegida por el propio Miguel:

La vida no se mide por las veces que respiras sino por los momentos que te dejan sin aliento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído