POLITICA Y TV

TVE pendiente de ‘recibir instrucciones’ del Gobierno para el debate con Pedro Sánchez

Dudan si mantener la fecha prevista del 22 de abril o trasladarlo al 23, dia fijado por Atresmedia

TVE pendiente de 'recibir instrucciones' del Gobierno para el debate con Pedro Sánchez
Rosa María Mateo y Sánchez

Pedro Sánchez y Podemos ya tienen el debate electoral que querían: hecho a su medida, jugando en casa, moderado y realizado por periodistas de la cuerda y con una derecha mermada. Sí, TVE organizará el debate electoral que más le conviene a la izquierda convirtiéndose en un arma ideologizada al servicio, solo, de una parte, de la ciudadanía.

No hay que engañarse: a la izquierda no le interesaba nunca un debate con Vox ni en el que estuvieran los candidatos de los partidos con mayor intención de voto – como era el debate a cinco que planteaba Atresmedia-; a la izquierda le interesaba un debate en la Televisión Española de Rosa María Mateo para tener así el campo y al árbitro de su parte.

Si aceptaron el debate de Atresmedia fue porque sabían de la influencia del Grupo, de su liderazgo informativo y porque se veían obligados a mantener esa pose de progresismo demócrata: ¿Cómo se iba a negar Sánchez a propiciar el mismo debate en Atresmedia al que él ya fue y defendió en 2015 cuando estaba en la oposición?

Sin embargo, el requerimiento de este martes de la Junta Electoral Central, impidiendo a Atresmedia la celebración del debate a cinco -en una decisión inaudita sobre un medio privado- allanaba el camino a los intereses de Podemos y PSOE: sin Vox, Sánchez tenía coartada para huir de Atresmedia y llevar a cabo su debate a medida en TVE.

Por su parte, RTVE se ha mostrado como una televisión más propia de una república bananera que de un Estado de Derecho. Hundida en audiencias, marcando mínimo histórico mes a mes, y sin ninguna relevancia informativa, RTVE se ha encontrado con un debate electoral por el que solo ha trabajado un grupo privado, Atresmedia, y que jamás hubiera organizado si no es por la decisión de la JEC y la jugarreta socialista.

Basta ver la audiencia cosechada por el debate a seis de este martes en La 1, que no llegó ni a 1,8 millones de espectadores. En 2015, el debate a cuatro organizado por Atresmedia, superó los 9 millones. ¿De verdad esta es la Televisión Española de todos? ¿De verdad esta es una televisión pública o es más bien un medio al servicio de unos intereses partidistas? Los hechos hablan por sí solos.

Ahora falta saber el día en que se celebrará y será cuando más interese al Gobierno

 

Artículo de Opinión/ Teleguindilla

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído