EL QUILOMBO

Menos lobos, Caperucita: los chekistas mediáticos no hay que buscarlos en VOX sino en Podemos

VOX ha metido la pata pero Podemos no concibe la existencia de medios libres fuera del radar del poder político

Vox acaba de cometer un monumental patinazo en esta campaña al asegurar en un mitin en Albacete, a través de su vicepresidente y responsable de su programa económico Víctor González Coello que si pueden cerrarán laSexta cuando lleguen al poder.

Es cierto que Santiago Abascal inmediatamente se subió al escenario en ese mismo mitin y le ha corregido: «Víctor se ha venido arriba. Las únicas televisiones que cerraremos serán las públicas y las autonómicas». Pero la carnaza ya estaba servida. Era lo que lo que necesitaba la izquierda mediática para un concierto de victimismo.

Es un exabrupto en sintonía con presentar como cabeza de lista de Albacete a una nulidad llamada Rafa Lomana, aventurero y ex concursante de Supervivientes. ¿No había nada mejor en Albacete que hubo que hacer castings en Supervivientes para encontrar candidato para VOX? A ver si dejan de hacer el payaso y Abascal pone un poco de orden en esa casa que a veces parece la de Gran Hermano.

Ahora fichan al aguirrista en paro Henríquez de Luna. Menuda regeneración. ¿De dónde han sacado a personajes como González Coello o al hermanito de Lomana? Fichajes acertados son los de Hermann Tertsch para las europeas o José María Marco para el Senado. VOX viene subir el listón de la política, no a ponerla al nivel de la telebasura.

laSexta ya se retrata sola cuando Dani Mateo se limpia los mocos con la bandera española o Cristina Pardo sale a cazar votantes de VOX en Marinaleda. No necesitamos chekistas de derechas que vengan a decirnos los que tenemos que ver y lo que no.

VOX se ha puesto con esas declaraciones al nivel de Podemos, el partido chekista por excelencia. Porque a la izquierda mediática, que simula estupefacción y asombro por las vergonzosas declaraciones de González Coello, hace falta refrescarle un poco la memoria.

«TE VAS A ENTERAR»

En marzo de 2017 un grupo de periodistas tuvo que pedir el amparo de la APM ante la «campaña sistemática de acoso» por parte del círculo cercano a Pablo Iglesias. «De forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidantes». Y la marquesa de Galapagar y ‘Echeminga’ dijeron que no se hacían ni cargo, que eso no iba con ellos. Resulta que los podemitas se encontraban afilando los cuchillos antes del Vistalegre II en el que iban a desollar vivo al disidente Íñigo Errejón.–Ferreras huele sangre en Podemos por intimidar al periodismo y pide intransigencia con ellos

Ante el miedo a perder apoyos, los chekistas de Podemos hicieron lo que mejor saben hacer: intimidar a la prensa, amenazar y si es posible callarla para siempre como hicieron con la oposición en Venezuela. Los cachorros del socialismo del siglo XXI venían formaditos y disciplinados de casa.–La lista negra de periodistas que han sido intimidados por los chavistas de Podemos

Entonces, al final de cada rueda de prensa, se acercaban a los periodistas críticos y le susurraban con acento siciliano: «Sinvergüenza», «No tienes vergüenzas» «Ten cuidado con lo que escribes», o «Te vas a buscar problemas», y otros piropos parecidos.–Así son las amenazas de Podemos a los periodistas: «¡Ten cuidado con lo que escribes o vas a buscarte problemas!»

Que se lo pregunten al periodista Álvaro Carvajal, a quien Iglesias apuntó con el dedo acusándole de inventarse noticias en El Mundo, obligando a todos los periodistas presentes a levantarse en señal de repulsa ante lo que consideraban todo un aviso a navegantes del chavista. Era inédito.–¿Te has vuelto loco, Álvaro Carvajal? Iglesias te amenaza y tú…¡le das un abrazo!

Los periodistas plantándose ante los chavistas recordándoles que esto no era Venezuela. Ocurrió en la Complutense en abril de 2016. «Después volveré con Álvaro Carvajal», dijo Iglesias. Y lo hizo, no sin antes elevar el tono amenazante diciendo: «Les veo con cara de miedo por primera vez a los periodistas». Eso obligó a algunos como Buenafuente a salir a defenderles.–El chavista Pablo Iglesias pone en la diana a la prensa que no le baila el agua

Cuando vio que la jugada se le volvía con un bumeran, reculó y pidió disculpas: «Creo que es evidente que no se me ha entendido». No, se te había entendido perfectamente. Porque cuando no publicas lo que ellos quieren, te acusan de ser un engranaje de la máquina del fango como hicieron con Mariela Rubio, la periodista de la SER que destapó el caso de la compra-venta de la VPO del hoy senador podemita.

De quién era la culpa de que Espinar se haya embolsado plusvalías por 29.000 euros especulando con VPO. ¡Del Grupo Prisa!. Y Espinar poniéndose digno: «¡Publicad lo que os dé la gana!». No, publicaban la verdad, que eras una farsa, un impostor que se hacía pasar por jóven sin futuro cuando su padre se había forrado en el PSOE con las tarjetas Black. Y ese año te ibas a hacer manifestaciones por la vivienda digna.

Los egipcios van a votar durante tres días en un referéndum sobre la reforma exprés de la Constitución que ha aprobado el régimen de Al Sisi. Entre otras cosas, ésta le permitirá a él perpetuarse en la Presidencia hasta 2030. A esto le llamaban la ‘Primavera árabe’.

Pues el déspota egipcio creó en 2017 un nuevo y rimbombante ente: el Consejo Supremo para la Administración de los Medios de Comunicación. Una suerte de Gran Hermano, presidido por un individuo elegido personalmente por Al Sisi dedicado a velar por «el orden», armonioso y justo, como en la época de las pirámides. ¿A qué no saben qué partido español llevaba en su programa electoral una medida igual a la de Al Sisi?–Egipto encarcela periodistas con una ley mordaza igual a la que llevaba Podemos en el catálogo IKEA

Podemos. Proponía un tribunal inquisidor mediático escondido bajo el higiénico nombre de ‘Consejo Audiovisual’ que era la plasmación de lo que un sensato y moderado populista llamado Íñigo Errejón llegó a decir en La Tuerka cuando llamó a «asaltar el espacio mediático y quitárselo a los señores del dinero señalando a los periodistas que no dicen la verdad». Y por supuesto hay que buscar las palabras de Pablos Iglesias en las que hablaba de los mercenarios de la comunicación.

Pablo Iglesias tiene dos caras según la cámara que le esté enfocando: la amable y moderada es la que suele mostrar en laSexta y Cuatro, las dos televisiones que le protegen y le hacen de altavoz. La cara radical y sectaria la suele mostrar en programas marginales y de poca audiencia, como en este caso en una entrevista con Cubainformación TV en junio de 2013, el canal online de la publicación procastrista.

Podemos no concibe la existencia de medios de comunicación libres fuera del radar del poder político. «La existencia de medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión» y «hay que hacer desaparecer a los mercenarios de la comunicacion» son frases de Iglesias que podría haber firmado el mismo Stalin. Así menos lobos, Caperucita.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído