'EN EL CORREDOR DE LA MUERTE'

Entrevista PD / Miguel Ángel Silvestre revela las auténticas razones que le llevaron a protagonizar a Pablo Ibar en la ficción

El actor habla sin tapujos sobre la pena de muerte y lo que le ha supuesto este papel a nivel personal

Carla Calvo

Natural de Castellón de la Plana y actor de profesión, Miguel Ángel Silvestre Rambla es, en la actualidad, uno de los actores más reclamados, tanto en España, como a nivel internacional. Sus intachables papeles en series como Sense8 o Sin Tetas No Hay Paraíso han hecho de él toda una estrella de la televisión y de la gran pantalla.

El próximo viernes 13 de septiembre llega a Movistar+ ‘En el corredor de la muerte’, la esperada miniserie de solo 4 capítulos centrada en el mediático caso de Pablo Ibar -encarnado por Miguel Ángel-, un hispano que cumple actualmente cadena perpetua por un homicidio que afirma no haber cometido.

P: ’En El Corredor De La Muerte’ cuenta la historia real de Pablo Ibar desde la perspectiva de la inocencia. Tú has dicho en más de una ocasión que crees en ella. ¿Cuáles son los indicios y razones que te han llevado a mantenerte en esa posición?

R: La primera vez que conozco la historia de Pablo Ibar es desde casa, escuchando las noticias, hace muchísimos años. En ese momento, no tengo ninguna opinión al respecto, solo una sensación. La opinión llega cuando empiezo a conocer a Nacho Carretero (periodista), empiezo a ver todos los vídeos de Pablo, a leer el libro de Nacho, todas las noticias que salieron y todas las incongruencias e irregularidades que ha habido en los juicios. Entonces, empiezas a tener una opinión al respecto y, sin duda, mi opinión es su inocencia y estar en contra de la pena de muerte.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de construcción de un personaje tan complejo?

R: Una de las cosas más importantes era el acento; un acento que le viene de su madre, que es cubana. Un acento es algo que te da una expresión diferente, una personalidad diferente. Con el poco tiempo que teníamos, se trataba de muchas horas y, además, tuve la posibilidad de viajar a Cuba y Laura, la mujer que hace de mi madre, ejerció como si dijéramos como tal. Los ensayos con el director se prolongaron dos semanas, centrándonos en las escenas que no están escritas, pero que construyen a Pablo, porque había muchas escenas de veinte años antes y veinte años después; básicamente, todo lo que él lleva en la mochila, que hace que le podamos ver tan cambiado incluso en las imágenes que hay de él de joven con 21 años, a las de ahora con 46.

P: ¿Qué ha supuesto personalmente este papel para ti?

R: Una gran oportunidad de volver a trabajar con Bambú, una oportunidad de trabajar no solo en un equipo en el que creo, sino en una causa en la que creo y trabajar con el director, que tenía muchas ganas. Pero por encima de todo está contar la historia de Pablo Ibar y hablar de su inocencia, que es algo en lo que creo.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído