Laila Jiménez tuvo que abandonar la manifestación del 1 de octubre entre gritos de “mentirosa” y después de que le vertieran una botella de vodka

Este es el fanático ‘indepe’ que agredió a la periodista de T5: Josep María Estapé de Roselló, 45 años, arquitecto

Este es el fanático ‘indepe’ que agredió a la periodista de T5: Josep María Estapé de Roselló, 45 años, arquitecto
Este es el fanático ‘indepe’ que agredió a la periodista de T5: Josep María Estapé de Roselló, 45 años, arquitecto EE

Las cámaras grabaron su cara y sus acciones. Laila Jiménez, periodista de Telecinco (Tele5), simplemente, trataba de hacer su trabajo: cubrir la información sobre la manifestación del 1 de octubre en Barcelona.

No pidió silencio, no insultó a nadie, no hizo nada fuera de lugar…

Pero eso le dio igual a buena parte de los manifestantes, que la agredieron asaltándola con gritos e improperios.

Entre ellos, Josep María Estapé de Roselló, un conocido arquitecto catalán, que la invitó, nada elegantemente, a abandonar: “¡Fuera de Cataluña”.

Eso le dijo, desgañitándose, según recoge David Palomo en El Español.

Nadie, realmente, lo hubiera imaginado. Josep María Estapé, al margen de cualquier manifestación, es (o parece ser) un trabajador serio. Nació en Sant Antoni de Vilamayor (Barcelona, 1957), se sacó el título de Técnico Superior de Desarrollo de Proyectos en 1986 y se licenció en arquitectura por la Escuela Técnica de Arquitectura de Barcelona. Colaboró, a su vez, con los también arquitectos Humbert Costas y Manuel Gómez, y fundó junto a otros dos socios el despacho Mestura en 2005.

Desde entonces, trabaja codo a codo con sus socios Manuel Gómez Triviño y Jaime Blanco Granado, pero también se manifiesta asiduamente cada 1 de octubre para reclamar la independencia de Cataluña.

Y, en concreto, este martes, increpando a la periodista de Telecinco. Acercándose por la espalda y, al lado del oído..

Pero él no fue el único. A su lado, otros muchos manifestantes la siguieron increpando.

“Fuera de aquí, mentirosos”, le gritaron, tanto a ella como al cámara que cubría también el 1 de octubre. “¿Por qué no te vas?”, añadieron, entre las voces del resto de independentistas.

Laila, ante el tumulto, intentó argumentar que hacía su trabajo, que no iba contra nadie. Dio igual, uno de los manifestantes le tiró vodka por la cabeza y en la mano.

Al final, a Laila no le quedo otra que salir de allí y, junto al cámara, salió de allí mientras los manifestantes le abrían hueco para que se fuera lo antes posible. La periodista, tras el incidente, reconoció sentirse humillada y Telecinco, en su página web, cerró la polémica condenado los hechos:

“En las imágenes captadas se puede ver la presión que ha sentido la periodista, quien se encontraba trabajando y cubriendo la información, una información a la que todos los españoles tienen derecho, el cual está recogido por la legislación internacional”.

Más en la Diada
No es la primera vez que una periodista es increpada durante actos proindependencia. Ángela García, periodista de TVE, también fue agredida en la Diada durante una conexión en los exteriores del Parlament de Cataluña.

Desde las asociaciones de periodistas piden respeto al derecho de la información por parte de los manifestantes, que, una y otra vez, canalizan su rabia con agresiones a los periodistas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído