LaSexta, Antena 3, Telecinco...

El Gobierno socialcomunista da dinero público a las televisiones que sirven de escaparate a Pablo Iglesias

Las cadenas beneficiadas con 15 millones solo dan trabajo a 2.200 personas, frente a las 26.900 que son empleadas por televisiones públicas, radio, prensa y revistas

El Gobierno socialcomunista da dinero público a las televisiones que sirven de escaparate a Pablo Iglesias

Ayudar a los amigos, premiar a los fieles, gratificar a los serviles y dejar a la intemperie al resto.

Bajo esa premisa, el Gobierno socialcomunista montado por PSOE y Podemos ha aprobado destinar una parte de ese dinero que sale del bolsillo de todos los españoles y tan imprescindible será para atender a infectados, comprar respiradores, pagar vacunas, asistir a parados, ayudar a los autónomos o auxiliar ‘in extremis’ a decenas de miles de empresas que van camino de la ruina, a ‘medios de comunicación‘. No a todos, sino a los más destacados de la Brunete Pedrete.

Y eso lo hace casi a la misma hora en la que el magistrado Antonio Seoane– el titular del Juzgado de lo Social número 34 de Madrid- desde su casa, cubierto con mascarilla, con respirador a su disposición por si le sube la fiebre y tres semanas después de los juzgados madrileños suspendieran su actividad, por temor a que alguno de los trabajan en ellos se contagiara de ‘peste china‘, cargaba en un auto infame contra la Policía Nacional por exigir medios para seguir ayudando a los españoles, pero algo protegidos contra el coronavirus.

El Real Decreto Ley (RDL) que se publicará este 1 de abril de 2020 incluye una partida de 15 millones de euros solo para las televisiones digitales terrestres de ámbito nacional.

Esto deja como receptores de las ayudas a las privadas como LaSexta, Antena 3, Telecinco, DKiss o Trece, la cadena de los obispos

Los beneficiarios del maná gubernamental sólo dan trabajo a unas 2.200 personas.

Las televisiones autonómicas emplean a 7.300 personas, los diarios a 6.800, RTVE a 6.300 personas, las radios privadas a 2.200 y las revistas a 2.100.

La televisión representa menos del 10% (en concreto el 8,2%) de las 26.900 personas que emplean los medios de comunicación en España.

Con estas cifras parece difícil justificar que un Gobierno que alardea de que todas sus medidas están enfocadas a proteger a los ciudadanos y darles un «cinturón social», opte por dar ayudas a los medios que menos empleo generan.

Dicho de otra manera, La Moncloa ha dejado fuera de las ayudas al 92% de los trabajadores que emplean los medios de comunicación.

No estoy diciendo con esto que debería ampliar la subvención al resto, sino todo lo contrario. Acepotar en estas trágicas circunstancias que se quite dinero a otros colectivos muchos más vulnerables, peor remunerados y en situación bastante más precaria, para destinarlo a los periodistas, nos parece una aberración y una inmoralidad.

‘Cela va de soi’, que se dice en francés, pero queremos dejar claro ya, que en PERIODISTA DIGITAL renunciamos a cualquier ayuda oficial, subvención, dádiva o transferencia procedente del erario público, en el más que improbable caso de que nos la pretendan endosar por estar entre los 10 medios online con más lectores.

PEREGRINACIÓN PIADOSA

Hace algo más de una semana, las TV comerciales, atribuladas por la ‘drástica caída’ de la publicidad aparejada a la crisis del coronavirus, el confinamiento de la población, el cierre general y la paralización de la actividad económica, pidieron al Gobierno socialcomunista ayudas urgentes.

Las grandes cadenas de televisión, en piadosa peregrinación porque se hace de rodillas, imploraron al socialista Sánchez que empezase a inyectarles a granel campañas publicitarias, además de darles bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social y ayudas variopintas: «un plan de ayudas e incentivos para poder mantener sus emisiones, el empleo y su labor de servicio público».

Atresmedia y Mediaset facturan más de 900 millones de euros al año cada una, el equivalente a lo que facturan todos los diarios y las radios.

No se han planteado en momento alguno, con una desvergüenza que escandaliza, recortar los millonarios sueldos de García FerrerasWyoming, EvoleMotos.

Tampoco, renunciar a los suculentos bonus que suman a sus emolumentos salariales los José CreuherasMauricio CasalsJavier BardajíSilvio González, y compañía.

Pensaran y tiene su lógica, que si el Ejecutivo más grande, inepto y caro de la Historia, ni contempla la posibilidad de reducir ministerios, recortar asesores o renunciar a sueldos y privilegios, no hay razón alguna para que lo hagan ellos, que en teoría no viven del erario público.

Es evidente que Pedro Sánchez, en su obsesión por seguir en La Moncloa y preparando ya el terreno para próximas elecciones, opta por comenzar su plan de ayudas a los medios por la televisión, el medio con mayores ingresos, el que tiene mayores recursos para afrontar la caída de la publicidad y el que menos empleo genera en el sector, pero el que llega a más gente.

Atresmedia, Mediaset y el resto de beneficiados, solo dan empleo a ocho de cada 100 trabajadores de los medios de comunicación, pero desde la perspectivas de Sánchez e Iglesias tienen una indudable ventaja: les sirven para canalizar su propaganda.

El que paga manda y si hasta ahora era escorada la información sobre la gestión gubernamental que daban Antena 3, Telecinco, Cuatro o laSexta, ya se puede ir preparando el público español confinado en sus casas para lo que se avecina: Comparencias en directo a todas horas, altavoz único, comprensión y nula crítica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído