¿UN ESPACIO GUIONIZADO?

De ’Masterchef’ a ‘Masterfake’: la TV pública disfraza el mayor reality show de la historia

Revuelo, espectáculo, habladurías, personajes grotescos y mucha disputa: los ingredientes de la octava temporada del formato culinario

De ’Masterchef’ a ‘Masterfake’: la TV pública disfraza el mayor reality show de la historia

La denuncia pública de Willy Bárcenas sobre su veto en ‘Masterchef Celebrity‘ abrió la caja de Pandora del espacio televisivo de superación culinaria en la Televisión Estatal. Pese a que fue el líder del grupo Taburete quien dio visibilidad a la censura de la cadena presidida por Rosa María Mateo, lo cierto es que la octava temporada del formato familiar no ha logrado desvincularse de la polémica desde que regresara a la pequeña pantalla hace solo unas semanas.

En pleno confinamiento por la emergencia sanitaria del coronavirus, ‘Masterchef’ tenía todos los ingredientes para triunfar, pero nada más lejos de la realidad; lo que fuera en su día un espacio absolutamente imparcial, hoy se ha convertido en el reality show encubierto más discutible de la televisión reciente.

El inesperado debut de Mónica Bardem (hija de Pilar Bardem y hermana de Javier Bardem y Carlos Bardem) en sus cocinas a modo de personaje anónimo, el peligroso amago con un cuchillo de Saray a Jordi Cruz, la expulsión fulminante de esta (una semana después) tras insultar a los jueces con un pájaro muerto y, ahora, la eliminación de su perfil oficial de Twitter, el dramático y nebuloso despido de Fidel (que ha asegurado que «esta experiencia ha sido la peor de mi vida») y las evidencias que sugieren que Luna podría ser actriz y presentadora (pese a que en los rótulos del programa ponga que es profesora de yoga); todo configura un oscuro conglomerado que se ha visto aún más dañado tras las últimas afirmaciones de la cordobesa en las que insinúa que el programa no solo estaría guionizado, sino que las expulsiones serían preconcebidas.

Revuelo, espectáculo, habladurías, personajes grotescos y mucha disputa. La audiencia es conocedora de que no hay un solo ingrediente del formato de telerrealidad que se le resista a ‘Masterchef’; tanto es así, que en Twitter ya lo han bautizado con mucha puntería como ‘Masterfake’. Y no es ni mejor ni peor (de hecho, a un determinado target le resulta muy llamativo), simplemente la invención de una falsa friendly-TV que de ningún modo se dirige a todos los públicos como promete.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído