CONSIGUEN EL SHOW QUE BUSCABAN A COSTA DEL VETERANO PERIODISTA

Marta Flich y sus amigotes se ensañan con el «feminista» Jaime Peñafiel y todo termina en un dislate subido de tono

Al periodista se le mueve la cámara y enfoca a una zona delicada de su cuerpo para risotadas de los pésimos comediantes de Risto

Marta Flich y sus amigotes se ensañan con el "feminista" Jaime Peñafiel y todo termina en un dislate subido de tono
Marta Flich, la cámara de Jaime Peñafiel, y Marta Nebot. Cuatro

Jaime Peñafiel la había liado apenas 24 horas antes con un comentario poco afortunado en Cuatro al día, y eso no gustó ni un pelo a los de Todo es Mentira, que habitualmente tiran del colaborador cuando quieren criticar a la Casa Real y, de paso, meterse con él.

Así que este 23 de julio de 2020 le llamaron desde el bajuno programa de Marta Flich y los pésimos comediantes Lago y Castelo, para ensañarse con el veteranísimo experto en la información de los reyes…

Peñafiel entró por teléfono:

Peñafiel: La frase no es mía, es una frase que me gustó pero no es mía, es una frase de una señora que lo decía y por algo sería, tendrá su experiencia. Hay que analizarlo, no se me puede acusar a mí de machista cuando soy un feminista a maza y martillo. Recogí la frase porque me gustó…

Castelo: Es bonita, es para adorarla.

Marta Nebot: La dijo una señora bastante machista…

Peñafiel: Oye, si me dejáis hablar…

Marta Flich: ¿Te arrepientes de esas palabras, Jaime? ¿Volverías a decirlo?

Peñafiel: Es que es la frase de una señora, yo jamás reproduzco una frase sin decir el origen. Que esté o no de acuerdo o no voy a entrar ni salir, porque ya es un problema mío. La frase a mí me gustó, pero que no me tachen de machista porque no lo soy.

Marta Nebot: ¡Pues asuma la frase y repítala!

Peñafiel: La frase tiene mucho contenido…

Hasta ahí bien, pero no le estaba quedando la entrevista a Flich y sus compinches como querían, hasta que llegó el dislate.

Peñafiel hablaba por teléfono pero consiguió poner la cámara y que alguien, con escaso pulso y habilidad, le enfocara; pero el drama se veía venir.

Finalmente el tiro de cámara terminó en una zona delicada del cuerpo de Peñafiel, los genitales, donde además el tertuliano tenía colocada la mano. Imagínense el jolgorio que supuso para unos cómicos malotes y ya obtendrán el resultado…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído