El programa es defendido por Podemos al considerarlo una ventana para promover su ideología con el dinero de todos los españoles

Pablo Iglesias obliga a RTVE a asumir la costosa renovación de Cintora, a pesar de su penosa audiencia

El presentador de ‘Las cosas claras’ seguirá al menos hasta el 31 de marzo frente a un magacín matinal que no deja de perder espectadores cada día

Pablo Iglesias obliga a RTVE a asumir la costosa renovación de Cintora, a pesar de su penosa audiencia
La soviética RTVE PD

Pablo Iglesias logró forzar a RTVE para que asumiera su capricho: la costosa renovación de Jesús Cintora.

El líder de Podemos es un gran defensor y promotor del programa ‘Las cosas claras’, al considerarlo una ventana para promover su ideología con el dinero de todos los españoles.

Por su presión como vicepresidente, Jesús Cintora seguirá, al menos hasta el 31 de marzo, frente a un magacín matinal que no deja de perder espectadores cada día.

Contra todo pronóstico por su penosa audiencia, el espacio de Jesús Cintora logra superar los primeros 32 programas que habían sido contratados por el ente público.

Una situación que, además, está generando un gran malestar dentro de RTVE. Como ha logrado conocer Periodista Digital, existe una gran indignación porque se está pasando por encima de profesionales tradicionales de la casa, por lo que lo consideran un “choteo” hacia quienes llevan décadas de servicio… incluido el propio Fortes.

Las cifras alcanzadas por ‘Las cosas claras’ son muy discretas, por no decir vergonzosas.

Cifras en picado

El programa presentado por Cintora está dividido en dos bloques. El primero de ellos suele alcanzar en torno a un 8% de cuota de pantalla, pero el segundo baja hasta un 7% aproximadamente.

Unas cifras que hacen que se sitúe lejos de sus principales competidores. Tanto ‘Ya es mediodía’, presentado por Sonsoles Ónega, como ‘Al rojo vivo’, con Antonio García Ferreras, rondan entre el 13 y el 14% de share.

La diputada Macarena Montesinos indicó el 18 de diciembre de 2020 que “sólo en un mes que lleva en emisión,Las cosas claras’ de Cintora ha perdido 200.000 espectadores”. Unos datos nefastos que no van acorde con los recursos destinados.

Más aún, cuando se trata de un programa que, lejos de buscar representar a todos los españoles, se centra en repetir los mensajes y posicionamientos del Gobierno PSOE-Podemos.

‘El Mundo’ detalla que el día de su estreno, el pasado 16 de noviembre, ‘Las cosas claras’ logró un 9,2% de cuota de pantalla y 780.000 espectadores de audiencia media en sus dos horas de emisión (entre las 13.00 horas y las 15.00 horas).

Sin embargo, la cifra ha ido cayendo en picado. En el balance de sus primeros 10 días de emisión, los registros del programa marcaron una bajada hasta los 658.000 espectadores (7,9%)

La presión de Pablo Iglesias parece la única razón lógica para que la cadena pública siga queriendo contar con un magacín fallido en su parrilla.

Un programa que dio el pistoletazo de salida rodeado de polémica después de que Rosa María Mateo contratara a una productora externa, Lacoproductora, para poner en marcha este formato con un coste de 43.048,38 euros por entrega.

Podemos, al rescate de Cintora

Conscientes de la caída de la audiencia y su elevado coste, desde Podemos intentan salvar su mejor ventana en TVE.

El partido de Pablo Iglesias intentó lanzar un salvavidas a ‘Las cosas claras’ a través de su panfleto en manos de Dina Bousselham.

El libelo podemita dibuja a Cintora como una especie de héroe. Toda una declaración de intenciones para quienes luego pretenden presentar al presentador de TVE como el adalid de la imparcialidad y la objetividad.

‘LUH!’ asegura que el presentador soriano ha revitalizado las mañanas de La1, algo que no es cierto:

Desde el regreso del periodista a TVE, se ha asistido a la “revitalización” de la cadena. Los datos de audiencia ponen en valor la aceptación pública que Cintora ostenta.

Los datos, nada desdeñables, compiten con los de cadenas privadas con programación similar, llegando a acumular 1,3 millones de espectadores en su franja horaria, algo calificado como “poco habitual” en los primeros días de vida de un programa.

En su huida hacia ninguna parte, el libelo podemita recuerda que Cintora ha trabajado en programas de canales públicos y autonómicos como Telemadrid bajo gobiernos y administraciones del PP en programas que también estaban externalizados, a ver si así cuela.

Sin embargo, en la legislatura que encabezaba Mariano Rajoy, era habitual ver al periodista colaborando, en calidad de analista político, en diferentes espacios de TVE. Incluso asiduamente en el programa Alto y Claro de Telemadrid, cadena también dirigida bajo administración azul, con la propia Aguirre al frente de la presidencia. Durante los años, además, que estalló la polémica en torno a la parcialidad informativa de Telemadrid, que más tarde incluiría expedientes de regulación de empleo que afectaron a más de 800 trabajadores.

Por entonces, el salario que cobraba la conductora de dicho programa, Isabel San Sebastián, por 45 minutos de emisión rondaba los 10.000 euros mensuales. Dinero que se embolsaba del erario público y cuya producción, por cierto, se encontraba también externalizada en la empresa Leiggy S.L.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído