EL COCINERO NO ENTIENDE QUE MILES DE FRANCESES VENGAN A "MAMARSE COMO OSOS A ESPAÑA" MIENTRAS ÉL NO PUEDE VIAJAR A LA VECINA COMUNIDAD DE LA RIOJA

Karlos Arguiñano asa a críticas al Gobierno Sánchez por la chapuza de los cierres perimetrales

"Estamos los españoles ya hasta el moño de los políticos, hasta el moño"

Karlos Arguiñano asa a críticas al Gobierno Sánchez por la chapuza de los cierres perimetrales
Karlos Arguiñano.

Se podrá decir más alto, pero no más claro.

Karlos Arguiñano, que no es precisamente un personaje público que se decante por hacerle el caldo gordo a la derecha, ha salido esta vez a cargar contra el Gobierno Sánchez.

Eso sí, el cocinero, listo como los ratones colorados, evita dar nombres, pero queda patente, entre plato y plato, quién es el destinatario de su alegato.

Al popular chef de Antena 3 le ha molestado sobremanera que el Ejecutivo español, a través del Ministerio de Sanidad, haya procedido a realizar cierres perimetrales para este puente de San José y, seguidamente, a partir de las vacaciones de Semana Santa.

El cocinero no está en contra en sí de esas limitaciones porque entiende que pueden contribuir a seguir bajando la tasa de incidencia del Covid-19.

Sin embargo, lo que ha hecho a Arguiñano abrir el fogón de las críticas al Ejecutivo socialcomunista es que las restricciones impuestas a los españoles no se aplican a los extranjeros que vienen a España.

Arguiñano lo resumía de una manera muy gráfica:

Yo por ejemplo, guipuzcuano, no puedo ir a La Rioja, que está aquí, al lado, pegados. Y, sin embargo, los franceses vienen como locos a España. Entran por Barajas, parece ser, la mayoría de ellos. ¿Eso cómo es? ¿Me lo podéis explicar? Que nosotros no podamos ir a saludar a nuestros abuelos, a nuestros mayores, con todos los cuidados y que los franceses vengan, se mamen como osos, porque se maman como osos, los hemos visto.

Considera el presentador del espacio Cocina Abierta que los ciudadanos ya han llegado al límite de su paciencia en cuanto a lo que es tolerar las chapuzas de sus dirigentes.

Y reclama a estos que se pongan las pilas y se dejen de tanta palabrería insulsa:

Vamos a controlar un poquito el país, porque bastante tienen los políticos con sus rollos, que son insufribles. Estamos los españoles ya hasta el moño de los políticos, hasta el moño.

De paso, Karlos Arguiñano apuntaba la posibilidad de que hubiese una reducción drástica del número de integrantes de la clase política en España.

A su juicio, lo que sobra en nuestro país son políticos de medio pelo y abogaba por el clásico ‘menos cantidad, más calidad’:

¡Qué ganas de estar sentados en unos asientos! Es que, mientras están discutiendo no están gobernando. Tenemos 1.000 políticos malos. Nos bastarían 100 buenos para que España fuese un país líder. Pero claro, con 1.000 malos. Somos el hazmerreír.

Te puede interesar

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

NEUMÁTICOS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído