EL NUEVO SECRETARIO DE ESTADO ENMASCARA LA VERDAD EN LA CADENA PÚBLICA

Bochornoso papelón de Simancas en TVE: «No son subvenciones, son préstamos; Plus Ultra es una empresa española»

"El Gobierno está actuando con pleno respeto a los procedimientos legales, con máxima transparencia, con colaboración con la Justicia", dice, a pesar del tremendo batacazo que puede suponer el caso Plus Ultra para el Gobierno

Bochornoso papelón de Simancas en TVE: "No son subvenciones, son préstamos; Plus Ultra es una empresa española"

Al Gobierno Español le ha estallado finalmente el delicado asunto del rescate a la compañía aérea Plus Ultra entre las manos.

Un tema que olía a quemado desde que se conoció, allá por el pasado mes de marzo de 2021, y que en estos días está desencadenándose como un auténtico escándalo en una segunda parte, gracias a que el juzgado cuestiona los informes del Ministerio y pide un peritaje independiente.

El descaro de Ábalos durante su mandato en la cartera de Transportes parece no cerrar una herida por la que el Gobierno sangra a borbotones. Ni el cese del socialista va a ser suficiente para solventar el problema.

Mientras tanto, la compañía quebrada se lamenta y pide conseguir el rescate acordado para poder subsistir. Lo publica Voz Pópuli:

Plus Ultra lucha a contrarreloj para conseguir el rescate íntegro de 53 millones de euros comprometido por el Ejecutivo de los fondos a las empresas afectadas por la crisis de la covid. En un escrito remitido a la magistrada que investiga la inyección de la ayuda, la aerolínea «suplica» que le permita acceder a los 34 millones de euros del préstamo participativo pendientes de cobro. De lo contrario, avisa, no podrá hacer frente a los compromisos adquiridos en el plan de viabilidad que presentó la aerolínea al Gobierno.

Lamentable discurso

Pero si podemos destacar una intervención vergonzosa al respecto, esa es la de Rafael Simancas este 23 de julio de 2021 en La hora de la 1.

Fíjense que el nuevo secretario de Estado para las relaciones con las Cortes aparecía en una tele amiga, la cadena pública, y que lo hacía sin que la pregunta fuese difícil, con todo el tiempo pertinente para explicarse… Pues ni por esas.

Muy justito, Simancas, pagando el favor de haber sido colocado en el mejor puesto de su carrera, por fidelidad y no por méritos, hizo un tremendo ridículo ante los españoles:

El Gobierno está actuando con pleno respeto a los procedimientos legales, con máxima transparencia, con colaboración con la Justicia.

 

Se han dicho cosas que no son ciertas, que se trata de subvenciones, no son subvenciones, son préstamos que se tienen que devolver… Que es una empresa venezolana, y no lo es, es española… Que esto es una excepción, y no, las ayudas a la solvencia empresarial se están otorgando por miles en nuestro país. Se ha hablado que el juzgado ha echado atrás esta ayuda, y no es verdad, lo que ha hecho ha sido suspender una transferencia y pedir una aclaración para que se justifiquen las ayudas…

Un desastre más para Simancas, que quizás puede sumar a una lista icónica de diez terribles chascos a lo largo de sus 25 años de carrera en política: desde el tamayazo, el fiasco en las primarias con Patxi López, el aparecer en los papeles de Púnica y el apaleo en múltiples ocasiones por parte de grandes periodistas.

Simancas enmascara la verdad

Simancas sabe que miente y trata de ocultar la realidad tras el rescate a la aerolínea:

1) Que aunque sea española en su accionado mayoritario, está vinculada al régimen chavista. De hecho, está en manos de tres venezolanos relacionados con el chavismo: Rodolfo Reyes Rojas, Raif El Arigie Harbie y Roberto Roselli Mieles.

Además, un amigo de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez (famosa en España por el encuentro en el aeropuerto de Barajas con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos), que se llama Camilo Ibrahim comparte con los dueños de Plus Ultra dos sociedades en España dedicadas a distribuir, exportar e importar café.

Sin embargo, nuevos datos desvelan que la aerolínea también estaría vinculada con la dictadura de Cuba, ya que trabaja, desde 2017, para Cubana de Aviación, la aerolínea estatal del régimen de los Castro.

2) Préstamo o rescate, simplemente es una cuestión de relato. Simancas puede quedarse únicamente con la opción del rescate, por propio interés, pero sabe bien que si el juez tumba finalmente el acuerdo, España perdería esos primeros 19 millones inyectados. De modo que de préstamo, nada.

3) Por último, dice Simancas, edulcorando el enorme problema que tiene el Gobierno, que el juzgado únicamente ha pedido una aclaración y suspendido una transferencia… Pues sí, señor secretario de Estado, y como no le cuadren las alegaciones al juez, vendría el siguiente paso inevitable, que sería la suspensión definitiva.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Lo más leído