La audiencia no repunta

LaSexta, del ‘más periodismo’ a la intrascendencia, por 3 demoledoras razones

Los datos demoscópicos dejan en evidencia la caída abrupta de la audiencia en los últimos meses y desde los despachos de Atresmedia no saben cómo cambiar las cosas

LaSexta, del 'más periodismo' a la intrascendencia, por 3 demoledoras razones

Son malos tiempos para la cadena de Ferreras.

Los datos demoscópicos dejan en evidencia la caída abrupta de la audiencia en los últimos meses y desde los despachos de Atresmedia no saben cómo cambiar las cosas.

Al inicio del verano, las cosas no pintaban tan mal en laSexta, pero todo se desmoronó después.

La cadena registraba un 6,3 por ciento en el mes junio y no se avistaba una desplome en el número de los telespectadores. Sin embargo, al mes siguiente, perdieron un punto de ‘share’ al registrar un 5,3 por ciento. Esa cifra sí les da miedo. En agosto las cosas no mejoraron al disminuir una décima y obtener un 5,2 por ciento del total de televidentes.

Ese 9,1 por ciento que alcanzaron en octubre de 2017 -impulsado por el golpe de estado de los independentistas catalanes- queda ya muy lejos y el 2,4 por ciento, el peor dato histórico del canal, que registraron en su primer año, se ve más realista.

Si bien en septiembre los datos mejoraron algo al subir cinco décimas (5,8), lo cierto es que la tendencia es clara: sus contenidos no gustan al público y hay tres hechos que han colaborado para los telespectadores huyan espantados:

La guerra entre Ferreras y Pablo Iglesias

Quizá sea lo que haya acelerado la caída de la cadena.

Desde que el ex vicepresidente segundo, Pablo Iglesias saliera del Gobierno se ha dedicado a atacar a todos la prensa que es crítica. Sorprende el ensañamiento que mostraba con laSexta, y en especial con su director Antonio García Ferreras y su esposa, Ana Pastor porque hasta hace no mucho, ese canal le abría las puertas casi a diario para que difundiera sus mensajes de odio y su mercancía dañada.

Sin embargo, todo empeoró en julio, cuando se hicieron públicos unos audios de Ferreras hablando con el comisario Villarejo en el que admite que va a dar una información que afectaba a la imagen de Iglesias, pese a que le parecía «burda».

Esto no sentó bien al exfundador de Podemos que redobló sus arremetidas, tanto por Twitter como desde su bodrio llamado ‘La base’ contra el director de LaSexta. A los ataques de Iglesias, se sumaron incluso ministras en activo -como Ione Belarra o Irene Montero– y también otros periodistas que compran la mercancía averiada podemita.

Un escándalo que ha terminado de restar la poca confiabilidad que tenía la cadena en los votantes de izquierdas.

Sectarismo ideológico

Y es que la credibilidad de laSexta nunca ha sido mucha para empezar. El sectarismo del que hacen gala, en el que impulsan las agendas políticas de las formaciones de izquierda sin ruborizarse ha ido pasando factura.

Desde cómo manejan las informaciones, los datos tendenciosos y por último, los tertulianos que acuden a los distintos programas que conforman la parrilla del canal. Lo cierto, es que la cadena que va de ‘más periodismo’, termina haciendo ‘más partidismo’.

Lo cierto es que la gente está cansada que en el canal solo presenten un lado de la realidad, en el que no contrastan posturas y se presenta la izquierda como los buenos y a la derecha como los malos.

Tétrica ‘salvamización’

‘Más vale tarde’ va de programa informativo pero lo que hicieron en la última semana de septiembre roza la vergüenza ajena.

Da pena. Esto es como cuando en ‘Sálvame’ se ponen a hablar de asesinatos o temas más serios como si fuese un programa informativo. No lo es. Igual que ‘Más Vale Tarde’ no es un espacio del corazón. No es que haya nada malo en diversificar la actualidad (desgraciadamente, la ruptura de la marquesita interesa) pero podrían hacerlo en otro formato o en una sección particular. Así, lo único que se consigue es confundir y traicionar al espectador.

Muestra de esta ‘salvamización’ es el caso de Tamara Falcó. El pasado 29 de septiembre de 2022, López y Pardo entrevistaron a Miguel Ángel Revilla en materia política. Pero no quisieron dejar ir los dos periodistas que van de graciositos a su presa sin preguntarle… ¡Adivinen! Por Tamara Falcó. La expresión del cántabro lo dice todo de la vergüenza ajena:

López: «Ya solo nos quedaría preguntarte por Tamara Falcó que no sé si tendrá formada opinión porque es ahora mismo lo que está ocupando todos los mentideros de este país y antes de despedirnos, llueve en Cantabria, ¿no?»

 

Pardo: «Pero no le has dejado que conteste».

 

López: «¿Sí? ¿Has seguido lo de Onieva y Tamara?»

 

Revilla: «Eso no sé qué es. ¿De qué me habláis?»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído