Lo sabes, poesía

José Pómez

Te leo besar un rostro.

Te leo besar un rostro entre varias palabras te leo entre los colores de aquel escaparate con musa reflejada. Escribes como el viento muy suave tantas veces como se escucha el verso y leo saltar las letras con marcas de animales. Descubre el alma entera mas el renglón se tuerza leo en tu mundo la mar compartida en mitades y la quieres completa.

Se elevaba y su boca me besaba en tierra

Se elevaba y su boca me besaba en tierra su estatura menuda miraba siempre al cielo ella me encuentra en el porque soy como una estrella reflejada en la mar de sus pupilas brillantes. Aparezco de pronto cuando acaban los días y sus brazos se elevan desatando la luna y disuelve los lazos con su alegría extrema sin rodeos recorre la distancia

Los arillos sobrantes.

Los arillos sobrantes parecen no acabarse sus perímetros duros e inaccesibles de agua con el tiempo se agrandan Y cortados en rodajas se olvidan en el fondo al claro aporte aumentan como las hojas caídas con la oportunidad. Sin pausa multiplican su tamaño y su número insiste en la alegría repartidos de pronto y encontrándose un día.

El germen de la alianza.

El germen de la alianza es la sabiduría un comienzo de tablas la tijera visita al sonido despierto del destello sembrado. Y acude una pregunta todavía posible en la unidad se acuerda la compostura abierta del ser con ser al ser pedalada primera. José Pómez http://pomez.es

Lo borda un divino universal.

Lo borda un adivino universal destacado en penumbra y alboroto sobran las conjeturas agridulces para finalizar la carretera y falta el material imprescindible para los sueños pulcros del amor. No intentes comprender lo incomprensible late nada despega se publica peor es no pensar la conciliación en el resumen largo de inventario y no te

Ominoso Ominoso fuscia llevas.

Ominoso ominoso fucsia llevas brazos y armas mezclados con serpientes mentiras de sol con encendedor falto de talla y falto de guirnaldas. Provocas la importancia y desestimas profundo desagrado de tus actos que desagradan hoy profundamente a los pies de las perlas recicladas. Ni el corazón que portas ni el amor en su oleaje incesante te

Estás ahí despierta.

Estás ahí despierta sobre niebla de suerte tus palmas rapiditas alegran a otros ojos. Se hacen verdes las copas comprometiendo el monte y apila alba el paisaje con yema de los dedos. Si la cabeza duerme en medio de la sombra se podría intuir la mejilla apoyada. Con la colina exacta se siembran como valles redondos de ternura los recuerdos

La evidencia evidencia la evidencia.

La evidencia evidencia la evidencia la ignora el ignorante debatido en la contaminada libertad se desprecia a la sombra del olvido aprendido reforma bosque y cobre la potencia agravada que rechaza. No descansa el poder de los mil sueños en ninguna certeza conocida iguales con iguales semejantes desconocidos puestos rigurosos de la importancia

En un frente invisible de espuma.

En un frente invisible de espuma se recoge el cemento del valle los colores de lluvia reabiertos inundan la ciudad vegetal solo algas marchan sobre algas rubias. El regreso mimético engrasa las olas verdes que se reflotan quizá vendidas en el olvido priorizan la caricia del viento a la palma apoyada en la estrella. José Pómez http://pomez.eso

En la mitad compacta de la historia.

En la mitad perfecta de la historia hay un lugar compacto sin nosotros la casualidad muta a transparente como un cielo encontrado entre los versos en una blusa encima de las ramas. Dentro del lago está el pulso inventado con la tranquilidad de los trabajos y una preciosa estrella que camina por el prado sin prisas ni candados si sigue así

Las llamas prenden de nuevo.

Las llamas prenden de nuevo como cantos olvidados se sueltan a condenados soleados en arboleda con urgencia de centella. Con el alma comprimida se levanta de caída encontrándose en el viento la pasión de enamorados con las flores de tus manos. Tan cálidas y tan frías frente al corazón aparcan en ese rostro invisible las lágrimas se

Todo lo bueno viene de ti.

Todo lo bueno viene de ti como unir las caricias abstractas a las palpitaciones de plaza aventurera prieta esperanza antigua de las mentes gemelas. Algo de luz bastante nobleza y mucho sentimiento existente en ese amor sonoro de estela dulce incluso después de lo amargo y del tiempo vestido de suelo. Vareando la certeza intrépida remonta

El gótico de oído justifica.

El gótico de oído justifica aprecio de vanguardia desteñida y al raso la escultura y las castañas adornan los encantos y las idas negociando las arenas más blancas. Como canica queda mientras tanto la indeterminada ave que averigua el punto de la llama perseguida con rústica abertura vana y árida confluye y se consume en el acero. Y

La historia recontada con más calma.

La historia recontada con más calma concuerda cerca desde afuera adentro falso y tranquilo rompe el sol y el sueño exageradamente muy tranquilo. Comprime los sentidos con botones ¿Por qué preguntar lo que ya se sabe? si atardecer requiere tu mirada y la aurora te pide lo de siempre. En la otra parte del mundo está el pie por debajo de

Está evolucionando.

Está evolucionando con arrepentimiento la esperanza desierta en el viaje fantástico aprecia el pan y el agua clasifica la arena con hechizos de mano y ataca a las raíces. La belleza socorre los portones de acero cerca o lejos exporta nueva similitud y el oído es la trampa se ilguala con la sombra mas valoro contigo la conciencia inocente.

Portador que aparece con las dudas.

Portador que aparece con las dudas dificulta alabanza del remedio la oscuridad calumnia y no despierta se ausenta a la zancada en ese puente digo el remedio de los mapas de eco. Con el esfuerzo libre lo previsto en la vertical clave del desierto aumenta el mundo límite al menú bastante viva como para ver como te roban en la calle el alma

Sigo a tu corazón donde me lleve.

Sigo a tu corazón donde me lleve sus latidos me indican el camino donde el sueño encerrado se libera mañana ya es hoy junto a las columnas de las olas de besos en tranquilas arenas con la ronda del baile la alegría recuerda el infinito de tus ojos. Aparece el lugar tan perseguido importa prevenir la primavera el deseo de las huellas invisibles

Por favor no molesten.

Por favor no molesten. Por favor no molesten en el puntal se juntan mañanas perseguidas y el sitio inexistente. Plexo desanudado no ceja ni lo olvida es en la soledad donde rige el destino. Melodía de arena alegre con los cambios ingresa a la carrera tramado de ventana. Garabateando intento izar las luces libres aladas y pulidas bajo el

Alejado y fugaz no concordaba.

Alejado y fugaz no concordaba decoración con vida inaplazable los adornos se imponen contra el sueño en la parte del mundo más brillante se ven las cosas claras no hay caretas. La cordura educada charlotea por sorpresa entresaca la armonía la llegada sin fin tonificante y al inclinar la suerte al decorado la expresión cambia el hecho

Tendré que irme ya sabes que aquí no se queda nadie.

Tendré que irme ya sabes que aquí no queda nadie llegas en el instante porque lo haces corriendo estás a salvo sin daño aquí entre mis brazos miedos que se acarician se domestican pronto me preocupo por ti por la noche y por el día. Se alivia el llanto y riega las raíces profundas tan necesarias para huir de melancolía tan entregadas

La compañía ampara día de azar y vida.

La compañía ampara día de azar y vida en la esquina del alma mejillones y olivas e invita lo promete y anima con ejemplo soñar y realizar lo soñado al instante extraña desmesura que invade lo lejano. Y con claridad nueva en el valle del espíritu a la tercera noche de no elevarse en vuelo faltó a la casual cita ya no estaba en la acera

Tierra y más tierra vive confrontada.

Tierra y más tierra vive confrontada consigo misma agita la discordia el árbol verde besa el horizonte se eleva a lo alto en dulce tempestad el monte es monte amado todo el tiempo y el viento más tranquilo ya descansa. Pero tierra arboleda y tempestad están unidas forman los caminos transitados por tantos discordantes de todos los pelajes

La pasión de la hélice del campo.

La pasión de la hélice del campo el libre movimiento en horizonte la paloma nocturna por los suelos. Y en el contrapicado de escultura la ciudad ya camina adormecida en brillante pasaje abierta al alma. La torre ansiosa anuncia la alborada y en lo más elevado de la angustia un corazón se muestra en mano solo. En la otra mano lleva el sol

El anhelo de tu cielo.

El anhelo de tu cielo de tu calle la de siempre me ronda en el pensamiento y hasta se acomoda en mi alma. Se hace verso verso escrito se hace pájaro el escrito y anhelo de pronto voces que se marchan al galope. Sonora la marejada trompeta de fuente lenta verano de rastro serio mano sobre mano el gesto. Impulso el primer consejo donde tú

Yo jamás estuve.

Yo jamás estuve más contento que ahora florecen los ojos de todos los puentes y se ruborizan como esas mejillas a unos labios próximas. Sin esta destreza fracasa el suspiro cuando ignora el fuego y su inteligencia anota caída la mirada escrita remonta contigo. Y perfectamente se puede y se expresa así en el deseo verifica pronto pareja

Pormenoriza el arte.

Pormenoriza el arte que el deber acompaña y reelegido al fin ya va entre los que suben. Sentir el salto agranda el frío del descanso angular de los pesos salados por el sol. El ojo que lo mira descubre una ventana donde se esconde mi alma repleta de alegría. Pormenoriza el grito era cuestión de tiempo el pensamiento exacto sueña con el

Aurora que se pega al corazón.

Aurora que se pega al corazón acerca melodía del inicio y el mundo solicita sus tres días de belleza y amor universal. Mientras tanto sucede aquí muy cerca florecen los geranios morenitos se acercan sin reparo y rápidamente tus sentimientos francos se pronuncian. La incertidumbre de nuevo alterada pulimenta alegría al fogonazo me encuentro

Sobre esos labios presos.

Sobre esos labios presos y todos sus silencios hablan tus ojos locos ocupan los oídos suavemente callados repentinos de orgullo y alabada en el alma. Fueron en la cintura las palomas en niebla con sus alas rosadas cuando me lo contaron no podía creerlo ya entregado los filos te leo y te comprendo. José Pómez http://pomez.net

De obtener todo surgen los vacíos.

De obtener todo surgen los vacíos los contadores múltiples la rosa el deleite perdido conocido y bandazos que sufren esos sueños creadores de la pausa modelada de esferas amarillas junto al verde. Con las declaraciones va la llave el extracto lanzado al universo y en la pérdida doble por conjunta sin maquillar la suerte de los vientos

Ágil en la edad del alma el acto.

Ágil en la edad del alma el acto es multiplicador tiene su efecto hacer un bien a uno solo anima como mínimo a dos llenos de vida hasta el límite mismo de existencia. Siempre ocurre lo mismo los mejores llegan primero su brío les forma y aún después mantienen el carácter por definición la lista es muy larga y el nombre le acompaña

Te salva el amor del sueño profundo.

Te salva el amor del sueño profundo prolongado y vivido se acrecienta se hace de ramas rotas lo alimenta el aire de diamante y lo difundo. Se eleva como el humo vagabundo y mata como el hambre a muerte lenta con la ausencia y la distancia lo aumenta lo encuentra y lo persigue por el mundo. Florece la esperanza muy deprisa en la rutina sin

De escombros de Praga

De escombros de Praga con luces de sol que van en tu mano te hago el edificio no que me dio me diste. No el día que supo el día que supiste de camino y baches no que me sostuvo que me sostuviste. Y no en sus brazos sino en tus brazos lo sabes muy bien tampoco se fue y dile te fuiste. No es me llenó y sí me llenaste siempre está conmigo

Estas personas llevan temporales.

Estas personas llevan temporales entre pecho y espalda almacenados buscan un horizonte y un principio pero todos se quedan a lo lejos. La compostura charla sobre el teatro mientras tanto alejados uno de otro pugnan por sentir algo una vez más rotos en los monólogos seguros. Fragmento de estafeta revestido y una pieza atascada reproducen

Si es el aire si es agua y si es tierra.

Si es el aire si es agua y si es tierra no es solo un parecido horizontal es una copia exacta descansada en la paz y en el gozo culminada la acción como lo haría el paisaje. Ya seca y aún verde en el presente se adelanta la bruma acantilada a la cola suprema del principio con las caras perdidas de repente. Son las llamas en su base interior

Sentir tu amor alegra mis sentidos.

Sentir tu amor alegra mis sentidos son tímidos no mienten ni los días de viento para que tú lo sepas te saludo aguardando esperanza de unos versos. Sentir y no rozar tu cara incluye permanecer callado sobre el aire comprender tu horizonte percibido como un deseo nuevo victorioso. Sentir tu ausencia en todas las compuertas perfumadas de

Laderas desconcertadas.

Laderas desconcertadas en el llano sobreactuando es la multitud la que habla magullada por mordisco caro dentro de los límites. Cuando lo extraño es pensar el sonido aumenta al máximo la creación se derrite lo más nuevo es silencioso y se hace añicos lo blanco. José Pómez http://pomez.es

Firmemente te ruego.

Firmemente te ruego solamente por ellos tú eres la compasión y el brazo de los pobres invariable y grande anterior a los tiempos. Y así te veo en tu mundo definiendo el recuerdo nunca nos has dejado como cosa perdida o adicional error algo imposible en ti. José Pómez http://pomez.es

Lo más leído