La juez archiva la cusa contra Rubianes, el de `puta España´

La juez archiva la cusa contra Rubianes, el de `puta España´

(PD/Agencias).- Se la agarran con papel de fumar. Muy duros con unos y muy blandos con otros. Es el caso de esta juez, cuyo auto judicial subraya que el artista insultador tiene «fama de bufón» y no aprecia provocación.

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Sant Feliu de Llobregat ha archivado la causa contra el actor Pepe Rubianes por un delito de ultrajes a España y otro de incitación al odio al considerar que «no existen indicios racionales de criminalidad» en que Rubianes pidiera «que se metan a España ya por el puto culo» en un programa de TV3 en enero de 2006.

Del mismo modo, la juez ordena el sobreseimiento del delito de cooperación necesaria contra el presentador del programa en el que realizó las declaraciones, Albert Om, cuya conducta durante la entrevista califica de «profesionalmente intachable«.

Las tres acusaciones fueron interpuestas por la Fiscalía, la Asociación para la Defensa de la Nación Española y un particular, que tendrán que pagar cada uno un tercio de las costas al considerar la juez que han actuado «de forma abusiva y maliciosa» y «con absoluta ignorancia de los principios de subsidiaridad, fragmentariedad y última ratio».

«No es provocación»

El auto afirma que «no se puede llamar provocación» según la define el Código Penal, «a una manifestación oral de escasos 30 segundos, absolutamente espontánea y que, en cuanto a su contenido y contexto, forma parte de la propia idiosincrasia de su emisor», como recuerda que admite la propia acusación particular al apuntar en su querella la «notoria fama de bufón» de Rubianes.

La juez determina que la supuesta provocación del actor gallego es demasiado genérica para poder ser tipificada como tal, ya que «no se puede pretender que todos los españoles, por el hecho de serlo, hayan sido víctimas de la supuesta provocación» y «no puede ser la propia asociación querellante por cuanto la misma no existía en el momento de los hechos», sino que se constituyó cinco días después.

Por otro lado, por lo que se refiere a la acusación de ultraje a España, la juez sostiene que de las declaraciones de Rubianes «se desprende meridianamente que las expresiones vertidas y que son objeto de esta causa no van dirigidas a España, nación, sino a una concepción de España», que el actor definió días después como «diferente a la democrática y constitucional» y propia de la época franquista.

En ese caso, la juez oberva que «no hay ofensa ni ultraje a España porque no hay en las palabras de Rubianes referencia a ésta como nación» y «sí un ejercicio de sus derechos a la libertad de expresión y de ideología».

Por lo que se refiere al acusación de injurias graves con publicadad formulada por un querellante particular, Rómulo Antonio T.O., la juez considera que «no se puede colegir» que las palabras de Rubianes «puedan significar menoscabo» de la fama del querellante, «a quien el imputado ni siquiera conoce, ni de ningún otro español o grupo de españoles».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído