Portu ingresa en prisión de Martutene y permanece incomunicado

(PD/EP).- El presunto miembro de ETA Igor Portu fue trasladado a primera hora de la mañana de hoy desde el Hospital Donostia de San Sebastián a la prisión de Martutene, también en Guipúzcoa, donde permanece incomunicado por orden judicial, informaron a Europa Press fuentes penitenciarias.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando-Grande Marlaska acordó ayer el ingreso en prisión incondicional del presunto miembro de ETA, que fue detenido el pasado domingo en Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa) junto a Martín Sarasola, por varios delitos.

En concreto, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que sustituye al juez Juan del Olmo –que se encontraba de guardia el día de las detenciones– por disfrutar éste de un permiso, le imputa los delitos de integración en organización terrorista y dos delitos de asesinato por el fallecimiento de los ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate en el atentado de la T-4 de Madrid-Barajas.

El magistrado también le imputa dos delitos de estragos por los daños causados en la terminal del aeropuerto madrileño y tras la explosión de un furgoneta bomba en Castellón el pasado verano y un delito de tenencia de armas y explosivos, según informaron fuentes jurídicas.

Tras el interrogatorio de Grande-Marlaska, que se realizó en presencia del fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Angel Carvallo, el magistrado acordó que Portu permanezca incomunicado durante cinco días a contar a partir de hoy, de modo que su abogado de confianza no podrá tener acceso a él.

Previamente, Portu prestó declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián por las lesiones que presenta. El supuesto etarra abandonó ayer la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del citado hospital, donde ingresó con una fractura de costillas, politraumatismos y un derrame pleural, entre otras lesiones, y fue trasladado a planta.

Igor Portu y Martín Sarasola, que mañana prestará declaración en la Audiencia Nacional ante Grande-Marlaska, integraban un comando de cuatro miembros ‘legales’ (no fichados) de la banda formado en 2001 y que habría perpetrado atentados desde 2005.

Ambos habrían participado, junto a Mikel San Sebastián, huido a raíz de la detención de los dos primeros, en el atentado de la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas ocurrido el 30 de diciembre de 2006 y en el que fallecieron dos personas, según habría reconocido Sarasola en su declaración ante la Guardia Civil.

Se les relaciona también con las acciones contra una discoteca en la localidad guipuzcoana de Bordatxo en 2005 o la explosión de un furgoneta bomba en Castellón el verano pasado, así como con un acto de homenajes a etarras muertos en una campa del monte Atxirulegi (Guipúzcoa).

Todos ellos eran vecinos de la localidad navarra Lesaka, al igual que el cuarto miembro del ‘comando Elurra’ (Nieve, en euskera), el también huido Joseba Iturbide, del que no se ha acreditado su participación material en el atentado de la T-4. Este comando preparaba un atentado en el complejo comercial de Azca de Madrid en fechas próximas.

La detención de Portu y Sarasola permitió la localización de dos ‘zulos’ en Sabiñanigo (Huesca) y Lesaka (Navarra) con 125 y 26 kilos de explosivos, respectivamente. En el momento del arresto, se les incautó dos pistolas de las robadas en Vauvert (Francia) por ETA en octubre de 2006. Los otros dos miembros del comando, Mikel San Sebastián y Joseba Iturbide, permanecen huidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído