Los nacionalistas preparan el chantaje

Los nacionalistas preparan el chantaje

Juan Cruz Osta (PD).- Antes de que se sepa siquiera el resultado electoral, pero dispuestos a entrar a saco en las arcas de todos, los nacionalistas de todo pelaje, bajo la olvidada marca Galeusca, se han reunido para avisar al ganador de las elecciones de que el que quiera su apoyo será a un alto precio. Los independentistas quieren aclarar a los suyos antes de las elecciones hasta donde van a hacer doblar la rodilla a «los españoles».

La torpeza de Zapatero, al anuncirar a bombo y pletillo y sin ser necesario, que sus «favoritos» para un pacto después de las elecciones del 9 de marzo son CiU y PNV, deja al PSOE a los pies de los caballos.

Zapatero ha dado alas a los más cerriles nacionalistas y -como demuestra la advertencia de Artur Mas– éstos se preparan para entrar a saco en las arcas de los españoles y proseguir, con denuedo, la demolición de España como estado viable.

Zapatero repite que nunca antes los nacionalistas habían estado tan cómodos en España como durante su mandato. Y tanto. Aparte de que el presidente socialista confunde comodidad con mandanguería presupuestaría -ellos no ocultan que nunca estarán bien en España-, la realidad es que los nacionalistas han utilizado a Zapatero como a un pelele a cambio del apoyo para sacar adelante las leyes, ya que el PSOE ha contado con una mayoría pírrica.

Y, a la vista de lo que se avecina, los nacionalistas preparan la estrategia. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, y el presidente de CiU, Artur Mas, se han reunido este jueves en la sede de Convergència. Ambos dirigentes mantuvieron una conversación con vistas a condicionar el futuro Gobierno central desde sensibilidades o intereses nacionalistas, o sea, chantaje, mucho chantaje.

Mas expuso que el encuentro había servido para «establecer estrategias comunes, aún por concretar«. Mas admitió que esa estrategia se inscribe en el marco de Galeusca y pretende conseguir que el Senado sea una «auténtica Cámara territorial» y que el Tribunal Constitucional acepte representación nacionalista.

«El lehendakari defiende el derecho a decidir, ¿les suena a alguien?».

Después le tocó el turno a Ibarretxe. El del PNV dio una conferencia invitado por tres plataformas independentistas. A la conferencia asistieron el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, la plana mayor de Convergència y de ERC.

Ibarretxe actuó como un profesor de una escuela de negocios y mientras pasaba diapositivas ante un auditorio entregado deshilachó su proyecto soberanista, que se inicia con una primera consulta a la sociedad vasca el 25 de octubre de este año.

«Si lo que molesta es la pregunta o la respuesta. Mi gobierno no aceptará más portazos».

A mes y medio de que los españoles acudan a las urnas, los nacionalistas ya enseñan sus colmillos largos. Un chantaje posible gracias a una Ley Orgánica de Régimen Electoral General injusta, producto de una situación histórica complicada como era la Transición, y que exige una inmediata reforma para que la representatividad de los partidos que se presentan a las elecciones coincida con lo que los ciudadanos votan, y no con lo asignado por una Ley Electoral arbitraria.

Sólo Unión, Progreso y Democracia, el partido de Rosa Díez, ha dicho claramente que no quiere saber nada de ninguna formación nacionalista y ha anunciado la reforma de la Ley Electoral para adecuarla a la realidad de los votos de los españoles.

El Partido Popular -como demostró la primera leguslatura de José María Aznar– también es susceptible de cometer tropelías por conseguir el apoyo de estas minorías chantajistas nacionalistas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído