El Gobierno ZP blinda las clínicas abortistas para irritar más a los obispos

El Gobierno ZP blinda las clínicas abortistas para irritar más a los obispos

(PD).-El virulento ataque del Gobierno socialista a la jerarquía católica con motivo de sus críticas a la negociación con la banda etarra ha provocado como reacción que el Ejecutivo blinde las clínicas abortistas frente a la acción judicial, maniobra que añade más leña al fuego a la guerra sin cuartel entre los obispos y el PSOE. Para tensar más la cuerda, Zapatero ha encendido a los suyos en un mitin en Orense diciendo que la Iglesia «no tiene derecho» a utilizar el terrorismo en campaña, y «si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos».

El PSOE quiere exprimir hasta la última gota la guerra declarada a los obispos. Les conviene porque cada vez que insultan y agravian a la Iglesia suben en las encuestas. Por eso tanto desde Ferraz como desde Moncloa abogan por la revisión de los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede e insultan -«inmorales», «hipócritas»- a los obispos por este documento de orientación pastoral, denotan ese viejo mal de la izquierda en España como remarcaba el editorial de ABC: el anticlericalismo visceral. El PSOE vuelve a sus orígenes.

El anuncio de esta ofensiva para frenar las investigaciones judiciales en las clínicas abortistas lo realizó ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, tomando como base dos informes presentados por los titulares de Sanidad, Bernat Soria, y Justicia, Mariano Fernández Bermejo. Con estos dos informes, ya se trabaja en la elaboración de un real decreto, una norma común que regulará las garantías en las que se practican los abortos.

«Hay que garantizar determinados derechos contenidos en la ley». Así de tajante se ha mostrado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, al anunciar la medida tras el Consejo de Ministros. Se trata de un marco básico para asegurar, tanto a las clínicas privadas como a las mujeres, que pueden ejercer con calidad y respeto a la intimidad su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo en todo el territorio español.

La polémica en torno al aborto se desató a principios de este año. Las clínicas abortistas organizaron una huelga para protestar por las presiones recibidas por sus profesionales y por las investigaciones iniciadas en varios centros de Madrid y Barcelona por presuntos abortos irregulares.

Tras estas «disfunciones», el Gobierno ha decidido «buscar los mecanismos del Estado de derecho para garantizar que se pueda ejercer este derecho con equidad y confidencialidad», según De la Vega. «El Gobierno no va a consentir que se vulneren los derechos de ninguna mujer que haya tenido o tenga que hacer frente a una decisión tan dolorosa como la de interrumpir su embarazo», sentenció.

Zapatero en Orense y contra los obispos

El presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó un mitin del PSOE en Orense para replicar a la Conferencia Episcopal asegurando que ‘no tiene derecho’ a utilizar el terrorismo en campaña, y ‘si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos’.

Después de que el jueves, durante la cumbre bilateral hispano-alemana, asegurara que en cuanto conociera el contenido de la nota de los obispos con motivo de las elecciones generales se pronunciaría, Zapatero ha replicado a la Conferencia Episcopal en los primeros minutos del mitin.

‘Los obispos tienen derecho a pedir el voto para el PP, pero esta vez han ido más allá, han caído en la tentación de usar el terrorismo en campaña electoral, y a eso no tienen derecho. Y si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos’, subrayó

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído