Maleni llega a Barcelona entre abucheos para anunciar el AVE

Maleni llega a Barcelona entre abucheos para anunciar el AVE

(PD/Agencias).- A traer un final de carnaval charnego, Maleni Álvarez se ha preentado en Barcelona con el tono chirigotero a reírse -otra vez- de unos cuantos catalanes. «Bien está lo que bien acaba», ha dicho ante la mirada estupefacta de los periodistas que le han recordado, entre abucheos, que ha sido la única ministra cuya dimisión fue pedida por el Parlamento catalán. Ya le vale a la Maleni.

Mucho se equivoca Zapatero si cree que a estas alturas el AVE a Barcelona le dará votos. Especialmente si el anuncio lo hace la titular de Fomento. Por eso van a marchas forzadas para intentar rentabilizar el desastre y Maleni espera que el próximo 20 de febrero llegue a la capital catalana.

Adif ha impedido a los periodistas cubrir la llegada de la ministra por «motivos de seguridad» lo que ha provocado los abucheos de éstos.

La cosa no ha acabado ahí. Tras reunirse durante cerca de una hora con el presidente de la Generalitat, José Montilla, Alvarez ha sido silbada por algunos informadores antes de hablar ante los medios de comunicación en el Palau de la Generalitat.

De esta forma, estos periodistas catalanes han protestado de forma testimonial por las dificultades para cubrir la llegada de la ministra a la estación de Sants.

Durante la comparecencia -que no ha aceptado preguntas- tono burlón y chirigotero: «Bien está lo que bien acaba», ha subrayado la ministra que remarcó que «es un día feliz para todo mi equipo, porque entendemos que es un día feliz para Cataluña», ya que el AVE aporta «progreso y desarrollo» a Barcelona, a la comunidad catalana y a toda España.

Me hubiera gustado una historia distinta, porque hemos tenido problemas que han complicado la vida a los ciudadanos, a los que les vuelvo a pedir mis más sinceras disculpas.

La conexión AVE entre Madrid y Barcelona se pondrá en marcha dos meses después de la fecha inicialmente fijada para el 21 de diciembre, como consecuencia de los problemas surgidos en el último tramo de las obras, el comprendido entre L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y la estación de Sants, de 5,3 kilómetros de longitud.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído