Trujillo: «Yo le dejé el piso oficial a Bermejo en perfecto estado»

(EFE / PD).- La cabeza de lista del PSOE al Congreso por Cáceres, María Antonia Trujillo, aseguró este miércoles que el piso oficial en el que vivió en Madrid cuando era ministra de Vivienda estaba «en perfecto estado» y que lo dejó igual que lo recibió de su predecesora ‘popular’ en el cargo, Julia García Valdecasas.

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, se instaló en enero en ese piso e invirtió unos 250.000 euros bajo el argumento de que se encontraba en «condiciones de habitabilidad muy deficientes».

Trujillo, sin embargo, declaró a Efe que ella vivió allí muy cómoda y dignamente.

«Claro, que si uno quiere hacer una reforma no va a decir que la casa estaba muy bien».

«A lo mejor el ministro de Justicia tiene más dignidad y a mí se me ha ido con el cargo, o [puede] que la dignidad se mida por metros cuadrados».

La ex titular de Vivienda subrayó asimismo que no cambió el ático mientras estuvo allí. «Si quieren, que pregunten a Julia García Valdecasas, [Mariano] Rajoy o [Javier]Arenas sobre el estado de la vivienda», dijo.

La candidata socialista por Cáceres no quiso pronunciarse sobre la cantidad gastada para la reforma: «No soy contratista y no sé lo que cuestan las cosas, pero si quieres hacer una reforma perfecta…».

‘Abandono y deterioro’

El Ministerio de Justicia elaboró en agosto de 2007 un informe sobre las condiciones de habitabilidad que reunía el piso. Los técnicos constatan que «desde abril de 2004 [cuando Trujillo accedió al piso] no se ha efectuado ninguna labor de mantenimiento ni conservación». Además, «la última obra de actualización fue realizada hace 11 años».

Según el documento, existía «una importante situación de abandono y deterioro del inmueble, especialmente en pavimentos […], así como importantes manchas en paramentos verticales y horizontales».

«Para su uso como vivienda y dotarla de la dignidad imprescindible», el informe adelanta las obras a realizar: remodelación de dos baños y un aseo, «que por el grave deterioro de la instalación incluye la sustitución del sistema de fontanería por uno de PVC»; remodelación de la cocina; se instala tarima flotante «debido al importante menoscabo de los pavimentos»; se cambia toda la carpintería de aluminio «por su desgaste»; la terraza debe impermeabilizarse porque presenta humedades y la jardinería se encuentra «en situación de total abandono»; las puertas presentan «un estado muy deslucido»; se sanean y pintan suelos y paredes, y se instalan «láminas adhesivas» de efecto reflejo en las ventanas, por seguridad.

Además, Justicia puntualizó que «en las obras de la vivienda está incluida una estancia y un aseo para el servicio de seguridad permanente que tiene el ministro».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído