La Generalitat minimiza la agresión a Nadal afirmando que es un «caso aislado»

La Generalitat minimiza la agresión a Nadal afirmando que es un "caso aislado"

(Agencias/PD).-La Generalitat condenó «de forma contundente» la agresión a Dolors Nadal, cabeza de lista del PP por Barcelona, unos hechos que consideró «un caso aislado en nuestro país, que siempre se ha caracterizado por la convivencia y la tolerancia». Una condena que raya el cinismo obviando los repetidos ataques de enrgúmenos nacionalistas a dirigentes populares en los últimos años. Intolerable reacción que minimiza la agresión haciéndose cómplice de los matones.

Dolors Nadal, cabeza de lista del PP por Barcelona, fue insultada, amenazada y zarandeada ayer en la Facultad de Derecho de la UPF, lugar que se vio obligada a abandonar escoltada por agentes de paisano de los Mossos d´Esquadra, que evitaron que el acoso llegara a mayores.

Los energúmenos lanzaban gritos contra la presencia de «fascistas» en la universidad, cuando quienes actuaban como verdaderos fascistas eran ellos, al negar a empujones e insultos la libertad de expresión y el derecho a la representación política. Hasta El Periódico reconoce que no es la primera vez que grupos de exaltados –pocos, aunque ruidosos– tratan de impedir o dificultar la actividad política del PP.

Ayer le tocó el turno a Dolors Nadal, pero la historia se ha repetido mil veces en Cataluña desde principios de los noventa. Como cuenta María Antonia Prieto en ABC, los dirigentes populares en esta comunidad han sido y siguen siendo el blanco preferido de los grupúsculos radicales e independentistas que, periódicamente, les acosan en los recintos universitarios, en las comparecencias públicas o en los actos de celebración de la Diada. Quien más quien menos en las filas del PP ha recibido amenazas o insultos -las cámaras dejaron constancia de las tremendas agresiones sufridas por Alberto Fernández o Ángel Acebes, entre otros- y pocas sedes de esta formación a lo largo y ancho de la geografía catalana se han salvado de los ataques de los radicales.

Las formas de apaciguamiento y cesión hacia los nacionalismo empleadas por ZP han sido un fracaso en Cataluña. La ausencia de un Gobierno dedicado realmente a trabajar por todo el país y no sólo por algunas comunidades más determinantes que otras debe haber hecho creer a estos radicales que tenían barra libre -como dijo San Gil- para atacar a dirigentes del PP y Ciutadans.

DECLARACIONES SIRERA Y NADAL

Tras el suceso, el presidente del PP de Catalunya, Daniel Sirera, y la candidata ofrecieron una rueda de prensa en la sede del partido en Barcelona, donde manifestaron su rechazo a aquellos que «intentan erradicar de la vida pública al PP», advirtiéndoles de que «no lo conseguirán».

Sirera manifestó que el PP continuará reivindicando que en Catalunya «exista la libertad de expresión» y que cualquier partido político «pueda manifestarse libremente en las universidades».

Nadal quiso agradecer, antes de nada, la actuación de los Mossos d»Esquadra que evitaron que la violencia «con la que se han comportado las más de 50 personas, que han roto el cordón policial», ocasionara que «las agresiones fueran a más».

La candidata del PP en Catalunya consideró las acciones de los manifestantes independentistas como «unas actuaciones de una extraordinaria violencia».

Nadal consideró necesario que, en Catalunya, se tomen en serio «estos brotes de violencia que quieren impedir la libertad de expresión», y manifestó que para ella es un «orgullo» defender el Estado de derecho y la Constitución.

Al igual que Sirera, Nadal advirtió a aquellos que «quieran utilizar la violencia» para expulsar al PP de la vida pública que «no lo conseguirán», ya que el PP defiende sus ideas «desde la moderación y el respeto a la libertad de los otros».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído