JFK: «En Ohio pienso ganar… por huevos»

JFK: "En Ohio pienso ganar... por huevos"

(PD).-Hay un momento en las campañas electorales en que el candidato tiene que abandonar esa construcción artificiosa de las estrategias, el marketing y la planificación, y fiarse de sí mismo, de sus convicciones, de su carácter, de su propia capacidad de liderazgo.

Las espadas están en alto. Este lunes se celebrará el segundo debate. El último precedente de esta especie de juego fueron los dos debates entre Felipe González y José María Aznar en 1993, resueltos con victoria de Aznar en el primero, y de González en el segundo. Algunos comentaristas han atribuido a aquella victoria in extremis de González su último éxito electoral, cuando muchos pensaban que iba a ganar el Partido Popular.

¿Cómo afrontar este último debate? «Creer o no creer, ésa es la clave», escribe Ignacio Camacho en ABC. Creer que más allá de las encuestas, de los consejos y de los eslóganes existe un mensaje que transmitir y una oferta que hacer con toda la fuerza de una profunda persuasión personal. Al final, siempre se trata de un hombre, un proyecto y un pueblo.

Camacho cita una anécdota muy pertienente:

-Bueno, todo eso está muy bien, pero… ¿y Ohio? ¿Cómo piensa ganar en Ohio?
Entonces JFK salió de su propia nube interior, le miró fijamente a los ojos y apretó los puños con una mezcla de convicción y rabia.
-¿En Ohio? En Ohio pienso ganar… por huevos.

Lo mejor para Rajoy, además de abandonar cursilerías como la de la niña, es mostrarse como un hombre auténtico, un tipo de verdad en el que merezca la pena creer siquiera un poco, ese candidato habrá cumplido con su deber.

Y aunque nada le asegure la victoria, al menos habrá quedado en paz consigo mismo para perder con la conciencia tranquila. En la vida sólo hay que arrepentirse de lo que no se ha intentado.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído