Caldera sale escaldado de su guerra con «La Gaceta Regional»

Desde que comenzó la campaña electoral, La Gaceta Regional de Salamanca tiene un espacio diario titulado «Las preguntas que Caldera no quiere contestar». Esta sección se creó ante la negativa del ministro de Trabajo y Seguridad Social y candidato del PSOE al Congreso por Salamanca a conceder una entrevista a dicho diario.

Todo empezó días antes del inicio de la campaña. En una entrevista para TV Salamanca, Caldera atacó a La Gaceta por desvelar los incumplimientos del Plan del Oeste, documento elaborado por el diputado bejarano y asumido por el propio José Luis Rodríguez Zapatero como programa de Gobierno, según El Semanal Digital.

El ministro acusó al rotativo de ser un «periódico de extrema derecha que está al servicio del PP. Es una hoja parroquial, que dice que no se ha cumplido nada. Pero ¡por favor…!», dijo Caldera. El número uno del PSOE por Salamanca también desveló que no tiene intención de conceder a ese periódico la entrevista que se le solicitó como al resto de los candidatos.

Lo que más molestó al diputado socialista es que el rotativo de más tirada de Salamanca desvelara que el proyecto de la línea de Alta Velocidad al que se refería es el que dejó adjudicado el ministro de Fomento del PP, Francisco Álvarez Cascos.

La Gaceta le dedicó un editorial titulado «Caldera, contra la libertad». En él se decía que «el todavía titular de Trabajo añora otros regímenes en los que hubiera sido permitido silenciar a quienes ofrecen a los lectores un contraste de sus apabullantes promesas con la cruda realidad de los nulos logros».

Sus compañeros le han dejado solo

En los mentideros salmantinos comentan que Jesús Caldera está desnortado. No le preocupan tanto La Gaceta y sus casi 100.000 lectores como su futuro político. Dicen que pudo ser vicepresidente del Gobierno, como él mismo anunció, y ahora si gana el PSOE también le gustaría, pero no quiere dar explicaciones a los medios de comunicación de provincias cuando éstos le ponen contra las cuerdas.

La mayoría de los analistas de Salamanca consideran que el ministro y candidato está atravesando un mal momento político. «Las continuas meteduras de pata del ministro del engaño, la traición y la mentira le han dejado más solo que la una», escribe uno de ellos.

Caldera visitó las autovías el pasado fin de semana en la más absoluta intimidad. En plena campaña electoral no le acompañó ninguno de sus compañeros de partido en una de sus ya escasas visitas a esta provincia.

La última ha sido al Rectorado de la Universidad de Salamanca. Allí realizó una rueda de prensa sin apenas nada que anunciar: preparar la candidatura para que Salamanca sea sede en 2018 de la exposición Universal de la Ciencia. Fue un acto tachado de electoralista por el PP y muy criticado por mezclar y salpicar a instituciones como la Universidad en la campaña electoral.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído