Barcelona castiga con 1.400 euros una llamada al civismo

La aplicación de la polémica norma cívica de Barcelona que entró en vigor desde el 2006 se está llevando a cabo de una manera más que curiosa: los actos incívicos de los hooligans del Glasgow Rangers no se consideraron como tales y sin embargo se ha multado a dos vecinos que protestaron por la indolencia municipal y de los Mossos con 1.400 euros.

Los hermanos Josep Maria y Àngel López se movilizaron irónicamente plantando cuatro carteles en el césped el 7 de noviembre en pos del civismo y la aplicación universal de la norma tras ver por la tele las imágenes de los hooligans bebiendo, orinando y ensuciando el centro de la ciudad.

En uno de los carteles acuñaron el neologismo pixing, en referencia paródica al servicio municipal de alquiler de bicis, el Bicing, y en las otras hicieron burla del alcalde dando la bienvenida a los díscolos aficionados y permitiéndoles campar a sus anchas, algo que no gustó nada a la policía catalana, que les identificó e hizo llegar tres multas por un valor de 1.400 euros por vulnerar con su acción la propia ordenanza cívica que estaban defendiendo.

Los dos hermanos se pusieron en manos de los abogados del Colectivo Ronda, que aprovechó ayer la visita a Barcelona del otro club de Glasgow, el Celtic, para publicitar el caso y buscar el máximo impacto mediático. El abogado de los sancionados dijo que ha presentado alegaciones y lamentó la «diferencia de trato» con los hooligans, según informa El Periódico.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído