Pilar Heredia, «agredida» por una jefa, abandona su despacho asistida por la Policía

(PD).- Pilar Heredia, la mujer gitana que presentó una demanda por acoso laboral contra Pedro Zerolo -el secretario de organización de Movimientos Sociales y ONG del PSOE-, no es bienvenida en el Instituto de la Mujer. De hecho, fue «zarandeada por una jefa de servicio» y un guardia de seguridad tuvo que acompañarle en todo momento. Al final, tuvo que acudir la Policía.

A las tres de la tarde de ayer se presentó, acompañada por su hija y una sobrina, en la sede de esta institución en Madrid -su centro de trabajo durante los dos últimos años, donde era asesora de minorías étnicas- para presentar un parte de baja laboral y recoger algunos documentos y objetos personales de su despacho, según informa el diario ABC.

«Quería recuperar mis libros, las fotografías de mi madre, ver mi correo electrónico y mi correspondencia».

Pilar denuncia que fue «zarandeada por una jefa de servicio» cuando llevaba en sus manos algunos documentos.

«Fue un forcejeo muy violento, hasta me arañó en la mano cuando intentaba quitarme los papeles».

Ni siquiera subió sola a su antiguo despacho, un guarda de seguridad la acompañó en todo momento. Fuentes de su entorno denunciaron a Efe que, al salir, Pilar se encontró con un grupo de personas que la «increparon» e «intentaron pegarla».

Al final, todo acabó con la presencia de la Policía, a la que llamó la propia Pilar. Un maltrago que no olvidará y que no duda en denunciar.

Versión oficial

Pero oficialmente las cosas no han sido así. Fuentes del Instituto de la Mujer explicaron a ABC que Heredia lleva desde el «27 de enero sin presentarse a su trabajo y sin justificar esa ausencia. Ayer entregó el primer parte de baja, con fecha 4 de marzo». Y en cuanto al altercado en el despacho, esta institución explica que «ningún trabajador puede sacar documentación oficial de un organismo público, de no ser que esté autorizado por la dirección».

Según esta entidad, «Heredia ha acusado a una compañera de agresión cuando lo único que hacía era desempeñar su trabajo honestamente y advertirla que no podía sacar documentos oficiales. Por eso, la Policía acudió pero no intervino».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído