Se radicaliza la ofensiva contra el castellano en Galicia

(PD).- Cataluña es el ejemplo. La Xunta de Galicia, mediante la Secretaría General de Política Lingüística, ha radicalizado su ofensiva. En esta ocasión, y aprovechando la Semana Santa, ha puesto especial énfasis en que «las liturgias religiosas programadas sean en lengua gallega», así como la imposición del himno gallego durante la consagración y en las novenas.

El Bloque Nacionalista Gallego, formación que gobierna en coalición con los socialistas en Galicia, ha redactado una batería de propuestas «estrella» con las que pretende reforzar «la identidad gallega, sus vínculos y la autoestima entre la población», que recuerda La Razón:

– Cambio de horario

Propone exigir a la Xunta que rija en Galicia la misma hora que en Portugal. Desde la Consellería de Industria creen que la Comunidad gallega ahorra un cuatro por ciento menos a causa del huso horario común en el resto de España.

– Galleguizar juguetes

Desde la formación nacionalista instan a fomentar la «galleguización» de las muñecas para que hablen en la lengua de Castelao. También los vídeos y DVD deberán ser traducidos, ya que «reproducen un esquema lingüístico impuesto».

– Galleguizar apellidos

Califican de «barbarie» la españolización de los apellidos. Por ello, pretenden que los cargos públicos y personalidades relevantes los traduzcan al gallego.

– «Ilegalizar» la Guardia Civil

Critican a las Fuerzas de Seguridad del Estado por tramitar los pasaportes con topónimos deformados como «La Coruña». Además, demandan que el Instituto Armado cese en su «obsesión antinacionalista» y atienda a los ciudadanos en gallego.

-Reestructurar las «galescolas»

La Secretaría General de Igualdad pretende acondicionar los patios, ludotecas y parques infantiles para la «puesta en valor y difusión» del patrimonio lúdico gallego. Además, incluyen la enseñanza del Himno gallego en las guarderías, y lecciones sobre los símbolos.

-Lápidas en gallego

Exigen un plan para fomentar las esquelas, epitafios y funerales en lengua gallega.

– Traducción de tebeos de Astérix

Para disipar la «falsa idea de que el gallego no vende» pretenden promover que los cómic internacionales sean traducidos.

– Campamentos identitarios

Campamentos juveniles con compromiso de «identidad» con Galicia.

– Televisiones digitales lusas

Quieren implantar un nuevo múltiplex para observar los canales en formato digital.

– Pruebas de conducir en gallego

Exigen al Gobierno que las pruebas para aprobar el permiso de conducir se puedan hacer en gallego.

– Xunta o Junta en castellano

Reclaman al Gobierno que defiende el uso de «Junta» de Galicia como figura en el Estatuto, que deje de llamar «Junta» al Ejecutivo gallego. La Vicepresidencia consideró provisional la solución bilingüe en la polémica sobre Junta y Xunta.

– Uniformidad en las «galescolas»

Los mandilones de la escuela gallega serán exclusivos. Para ello, la Vicepresidencia convoca un concurso para que el diseño de la ropa de trabajo tenga «identidad propia», para que se ofrezca al exterior una imagen de «res institucional propia de Galicia con identidad propia». Esto provocó la división de los sindicatos al considerar que reabre una etapa superada, como la de los uniformes.

– Cobertura y móviles propios

Galleguizar los sms, los menús y todos los servicios que ofrecen las operadores de móvil. Además, el Parlamento reclama que la Xunta exija como condición a compañías de telefonía móvil que operen en Galicia que incorporen el uso de la lengua gallega en sus menús y servicios. Avisos de apagado o fuera de cobertura en gallego junto a la galleguización del diccionario de mensajes que va en los móviles .

– Idioma mapuche

Pide en la Cámara medidas de apoyo a la lengua mapuche para que se «adopten medidas de reconocimiento y apoyo al proceso de normalización del idioma mapazugún» que hablan unas 200.000 personas repartidas entre Argentina y Chile.

– Administración de la Justicia

Piden que ningún «desconocedor del gallego administre justicia». Por ello, el partido que lidera Anxo Quintana, se encaró con los magistrados a los que tachó de «analfabetos funcionales» por no hacer uso de la lengua gallega en su trabajo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído