Una nueva oportunidad para el presidente más radical de la democracia

Una nueva oportunidad para el presidente más radical de la democracia

(Agencias / PD).- El Congreso sólo ha celebrado en una ocasión una segunda votación de investidura, cuando en 1981 Calvo Sotelo sucedió en mitad de legislatura a Adolfo Suárez. Ahora, José Luis Rodríguez Zapatero será investido este viernes de nuevo presidente del Gobierno, en el pleno del Congreso en segunda votación y sólo con los votos del PSOE, es decir, mayoría simple. ¿Es señal de que frenará su natural extremismo?

Las posiciones de los grupos no se han movido desde el pasado miércoles, cuando Zapatero no consiguió la mayoría absoluta necesaria para ser investido en primera votación, con lo que, previsiblemente, sólo contará con el apoyo de los 169 diputados del grupo socialista. .

Antes de que los diputados procedan a emitir su voto, lo que harán de forma pública por llamamiento, tendrá lugar un breve entre el candidato a presidente y los portavoces de los grupos parlamentarios, que contarán con cinco minutos para fijar su posición o, en su caso, para cambiar la que expresaron en el debate de investidura.

En la primera votación Rodríguez Zapatero logró el apoyo de los 168 diputados del PSOE presentes (faltaba una parlamentaria socialista), en tanto que votaron en contra los 154 del PP, los tres de ERC y la representante de UPyD, y se registraron 23 abstenciones (CiU, PNV, CC, el BNG, IU, ICV y Nafarroa Bai).

El Congreso sólo ha celebrado en una ocasión una segunda votación de investidura, cuando en 1981 Leopoldo Calvo Sotelo sucedió en mitad de legislatura a Adolfo Suárez.

El debate del martes

En primera vuelta no consiguió la mayoría absoluta y se convocó la segunda para el día 23 de febrero, sesión interrumpida por el intento del golpe de Estado de Antonio Tejero.

Cuando el 25 de febrero se reanudó el debate, el nuevo presidente fue arropado por la mayoría absoluta que antes no había logrado.

Zapatero ha reiterado que no ve grandes diferencias entre ser investido en la primera o en la segunda votación y ha apostado por dar prioridad al programa con el que el PSOE ganó las elecciones, sin ataduras de los grupos minoritarios de la Cámara.

En el debate del martes y el miércoles, agradeció las «múltiples ofertas de colaboración y diálogo» de los portavoces parlamentarios, independientemente de su voto en la investidura, y tendió su mano a todos los grupos, y especialmente al PP, para pactar los asuntos de Estado.

Tras recabar mañana la confianza de la Cámara, el sábado acudirá al Palacio de la Zarzuela para prometer su cargo ante el Rey.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído