La vendetta de Soraya contra un diputado amotinado

(PD).- Pocas esperanzas albergaba el diputado popular Alejandro Ballestero. Tan pocas que el pasado martes convocó una rueda de prensa en el Congreso para decir en voz alta lo que había venido rumiando por los pasillos junto con el resto de parlamentarios críticos: que Mariano Rajoy no es la persona indicada para arreglar el desaguisado del Partido Popular. Aquello fue el acabose.

Ballestero aspiraba a convertirse en el portavoz del PP en la Comisión Mixta de Control de RTVE, como ya lo había sido durante el segundo gobierno de José María Aznar. Pero se encontró con un problema: como ya informó Elsemanaldigital.com, y nada más consumarse la derrota electoral de Rajoy, el joven diputado por Toledo comenzó a mover sus hilos para intentar que los parlamentarios de su quinta se levantaran en armas contra el presidente del PP. Con tan mala suerte que sus movimientos llegaron a oídos de Soraya Sáenz de Santamaría y del propio Rajoy.

Así que, el día que el Partido Popular anunció su lista de portavoces para las distintas comisiones en el Congreso (a finales de abril), dejó vacante la de RTVE. Ballestero se mostraba convencido de que la Dirección del Grupo Parlamentario Popular le estaba castigando manteniendo el misterio. Aunque ese día fuentes de dicha Dirección negaron la mayor a este periódico y explicaron que, al tratarse de una Comisión Mixta (de la que puede ser portavoz un diputado o un senador), había que acordar con Pío García Escudero de cuál de las dos cámaras saldría el portavoz popular.

Se confirmaron sus peores presagios

Este martes por fin se ha acabado la tensa espera para Ballestero. La Comisión Mixta de Control de RTVE ha quedado constituida y, como se veía venir, el diputado por Toledo no será el portavoz del PP. El elegido es Gerardo Conde Roa, un diputado gallego novato en el Congreso cercano a Rajoy. Éste ya fue consejero del Consejo de Administración de RTVE durante la pasada legislatura, como parte del cupo del PP.

Desde la Dirección del Grupo Parlamentario Popular en la Cámara Baja siguen negando que las críticas de Ballestero -con la rueda de prensa de la semana pasada como momento cúlmen- hayan tenido algo que ver en la decisión. Según ha podido saber Garganta Profunda, el argumento oficial es que su nombre sonó para ocupar dicha portavocía, pero que también consideraron, por ejemplo, el de Ramón Moreno.

Claro que Alejandro Ballestero no opina lo mismo, sino que tanto él como sus compañeros de Grupo lo ven como una vendetta en toda regla. Sea como fuere, el caso es que tendrá que conformarse con ser un vocal raso de dicha Comisión, una de las cuatro que preside el Partido Popular en el Congreso.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído