Zapatero se niega a mencionar la palabra crisis

Zapatero se niega a mencionar la palabra crisis

(PD).-No se sabe qué es más dramático para la situación económica: si la acumulación de récords negativos, elocuentes reflejos de la crisis, o el tozudo optimismo del Gobierno, negándose a ver la cruda realidad. Lo cual no es extraño cuando ni siquiera el propio Zapatero sabe si su hipoteca es fija o variable.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, volvió a rechazar ayer la idea de que España esté inmersa en una crisis económica, aunque, eso sí reconoció que nuestro país atraviesa una situación «grave y preocupante» a la que habrá que prestar atención. En una entrevista a RNE, el ministro aseguró que la economía española puede crecer en el entorno del 2% este año, aunque indicó que podría alcanzar el 2,1%, el 2,2% o el 2,3% que ha previsto el Gobierno y que, a su juicio, sigue siendo la cifra más realista.

El aumento del paro tiene su correlación con el gasto de los servicios públicos de empleo que durante el pasado mes de abril han destinado a prestaciones por desempleo 1.532 millones de euros, un 30,1% más que en el mismo mes de 2007. El gasto medio mensual por beneficiario se ha situado en 1.002,5 euros. En abril se tramitaron 442.611 altas, un 47,2% más que hace un año. El número de perceptores extranjeros ha subido en ese periodo hasta 165.217, un 81,9% más.

El Gobierno no quiere hablar de crisis, pero Solbes volvía ayer a recortar la previsión de crecimiento de la economía durante este año hacia una banda entre el 2,1% y el 2,3% y mostraba la previsión optimista de alcanzar una inflación del 3,5% a finales del ejercicio, según decía en RNE.

Habría que añadir, además otros récords no menos negativos, como:

– el encarecimiento de las hipotecas a mayor plazo más del 50% en tres años

– la aniquilación del mercado de la vivienda, como afirma el diario The Wall Street Journal. “El descenso ordenado del mercado de la vivienda en España puede convertirse en una aniquilación” llega decir, aludiendo a un informe de Goldman Sachs.

– O que el Estado se haya despedido del superávit público hasta 2011

Zapatero insiste en recordar que la tasa de paro es la más baja de todo el período democrático y Sebastián destaca que por cada nuevo parado en mayo «hubo casi cuatro empleados más». El más realista ha sido David Vegara, quien ha reconocido que la economía española tiene «unos trimestres difíciles por delante». No piensan lo mismo en la oposición. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, pide medidas inmediatas al Gobierno del que, dice, está superado por la situación».

Si el Gobierno no reconoce la existencia de una crisis, no podrá actuar para frenarla porque no se puede atajar un problema si no se admite que existe. Las recetas parecen claras: reformas estructurales y freno al alza de los salarios de los trabajadores. Unos remedios que no parece que este Gobierno pretenda afrontar

LA BANCA NO TRANSMITE OPTIMISMO

En el lado de los pesimistas sobre la evolución de la economía española se situó ayer la agencia de calificación Standard & Poor´s, que en un informe asegura que los niveles récord de endeudamiento de las empresas y de los hogares, junto a un déficit comercial inflado han provocado un «enorme agujero» en la balanza por cuenta corriente española, lo que ante las dificultades para conseguir financiación barata hace probable una severa corrección de la economía. Así prevé un crecimiento para España del 1,8% este año y del 1,6% en 2009.

También la compañía de seguros Crédito y Caución hizo ayer público un estudio sobre la crisis global en el que señala que el 44% de las empresas españolas han sufrido el impacto de la crisis del crédito, lo que sitúa a España entre los mercados más afectados por estas circunstancias.

En un plano más internacional, el servicio de estudios del BBVA presentó ayer sus previsiones para la zona euro. La entidad augura que el Banco Central Europeo bajará los tipos de interés en un cuarto de punto a finales de este año y en otro cuarto de punto la próxima primavera. En cuanto al crecimiento de los países que comparten el euro, prevé un 1,7% para 2008 y un 1,1% en 2009.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído