Una ministra más cursi que un repollo con lazo

(PD).- No sabe castellano. Tiene un curriculum más falso que un euro de madera. No se entera de nada y encima es más cursi que un repollo con lazo. Y lo tremendo -para todos nosotros- es que encima es ministra del Gobierno de España. Hablamos de Bibiana Aído, que este lunes se estrenó en el Congreso con eso tan bobo de: “Miembros y miembras de esta comisión”….

Ha sido un estreno con patada al diccionario. Pero no una, sino muchas, porque la ministra de Igualdad se dirigió a sus ‘señoríos diputados’ y ‘señorías diputadas’.

No es más tonta, porque no se entrena. Porque parece lógico que ejerza de feminista, de roja -hasta eligió ese color para el vestido de su estreno- y que se muestre orgullosa de encabezar el primer Ministerio de de la Igualdad de España. Pero patochadas como la de este lunes, es rarocontemplar.

Bibiana Aído pasó este lunes su bautismo de fuego en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, dejando una imagen penosa. Lo suyo fue de aurora boreal.

A partir de ahora y con esta ministra, habrá «periodistos» y «periodistas», “Consejos de Ministros y Ministras”, “las” y “los”, “todas y todos” y “ellos y ellas”. Pura ocurrencia y mucha frivolidad. Frivolización que afecta a ese drama que es el de la mujer maltratada, porque lo de montar un teléfono para que el agresor se desahogue es de aurora boreal.

En cualquier caso, todo sea por estar en consonancia con la nueva moda de género impuesta desde el Gobierno ZP, como ejemplificó este lunes la propia ministra.

Para quien no haya tenido acceso al numerito de circo de Bibiana Aidó, resuminos algunas de sus frases de este lunes:

“El informe de evaluación de los tres años de la Ley Integral se presentará a finales de mes en el Consejo de Ministros y Ministras”; “Serán políticas diseñadas con la participación real de las y los jóvenes y en permanente diálogo con ellas y ellos”; “Es una verdad celebrada y compartida por todos y todas…”

“Plan integral sobre la masculinidad”

Aído explicó que trabajará “sin descanso” para “reforzar la cultura política de la igualdad”, algo que, según la ministra, “es una de las grandes fortalezas de nuestro país”, un objetivo que “amplia y mejora la calidad de la democracia”. Todo parece empezar en un cambio de discurso y está por ver que vaya más allá, pues el ‘supermediático’ Ministerio de la Igualdad cuenta con más ganas que recursos disponibles (43 millones de euros de aquí a final de año).

Su principal objetivo será combatir la violencia de género con medidas como “una actuación integral sobre la masculinidad y los hombres” y que supondrá, entre otras cosas, la puesta en práctica de una nueva línea telefónica a la que podrán recurrir los varones cuando quieran desfogarse de sus impulsos más violentos.

Según Bibiana Aído, el nuevo servicio “ayudará a canalizar su agresividad, en vez de recurrir a la violencia”. ¡Virgen Santa!

Rodeada de todo su equipo, compuesto exclusivamente de mujeres, Aído explicó sus líneas maestras para esta Legislatura, como la ampliación del permiso de paternidad a un mes, la nueva Ley de integral de igualdad de trato, la mejora de las condiciones laborales de las personas que se dedican al servicio doméstico o la creación de un monumento que recuerde a todas las víctimas de la violencia de género.

La única voz crítica -allí- fue la de la popular María Sandra Moneo Díez, quien le recriminó la falta de actuación de su Departamento y, sobre todo, el escaso presupuesto del Ministerio, porque «las políticas de igualdad necesitan algo más que símbolos y gestos mediáticos».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído