«Zapatero learns English badly»

"Zapatero learns English badly"

(PD).-Para cuando España ostente la Presidencia de la UE, en el primer semestre de 2010, José Luis Rodríguez Zapatero hablará “perfectamente” inglés, dicen los que le rodean, al tiempo que ensalzan los esfuerzos del presidente para dominar este idioma.

A sus 43 años, lleva ocho aprendiendo la lengua de Shakespeare con un profesor indio llamado Edrich. Zapatero estudia inglés desde que llegó a la Secretaría General del PSOE, en julio de 2000, tras su victoria en el 35º Congreso Federal. Según informa Rosalina Moreno en la revista Época, al principio, tomaba clases particulares tres días a la semana en la sede del Partido Socialista.

Durante una hora desempolvaba los escasísimos conocimientos que había adquirido en una academia en León y, por ende, los aumentaba. Desde abril de 2004, Edrich le imparte clases en Moncloa a primera hora de la mañana. Después de ocho años de citas esporádicas, Zapatero ha logrado, según sus fieles, ya entender una conversación, e incluso participar en ella, pero en niveles elementales. Rodríguez Zapatero cursó francés durante el bachillerato en el centro privado Colegio Leonés y, desde entonces, tiene un conocimiento medio del idioma galo.

El suficiente para captar el hilo de un texto e intercambiar unas frases, pero escaso para mantener una conversación. Cuenta Época que Zapatero demostró su nivel en esta lengua en su intervención en el referéndum francés sobre la Constitución Europea pidiendo a los franceses que dieran su voto favorable.

“I’Espagne vota oui, la France vote oui, I’Europa vote oui”, clamó el presidente en francés rudimentario, para intentar convencerlos a 48 horas del referéndum de ratificación. Las chanzas al oír su pronunciación fueron inevitables. Las mismas, por lo demás, que se oyeron en la Asamblea Francesa cuando se dirigió a los ex parlamentarios así: “Mesié, les diputés”.

“My English is very bad”

En una reunión europea en Dublín, en mayo de 2004, al ser recibido por el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, el presidente le dijo: “My English es very bad. It’s a beautiful day” (“Mi inglés es muy malo. Hace un día muy bonito”), y ambos miraron al cielo asintiendo con la cabeza. Sólo le faltó añadir: “My taylor is rich”. En 2005 se reunió con Tony Blair en Londres y, tras salir de Downing Street, una periodista le pidió en inglés que dijera cómo le habían ido las vacaciones, a lo que Zapatero le espetó: “Thank you”.

Ante la insistencia de la reportera, el presidente le contestó: “Hablo en español”. En otra ocasión se marchó en medio de la sesión de apertura de la Clinton Global Iniciative. No entendía la conferencia que estaban dando Condoleezza Rice, Bill Clinton o Blair porque no había traducción simultánea.

Nada que decir

“España ha desaparecido de Europa porque no tiene nada que decir”, asegura el analista del Grupo de Estudios Estratégicos Florentino Portero. Además, el presidente es conocido por su extraordinaria tendencia a la pereza.

“Como no estudia, no se sabe los temas y cuando va a una reunión internacional no tiene nada que decir, por lo que está el menor tiempo posible”,manifiesta Portero, quien destaca además el desconocimiento de idiomas de Zapatero, “algo que le dificulta enormemente negociar con sus colegas”.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído