La Factoría Pepiño impone la «Z» hasta en el logo de la Expo

(PD).- Parece un sarcasmo, porque si algo ha caracterizado al Gobierno ZP ha sido su oposición a los trasvases y a que el agua se reparta solidariamente entre españoles. Cuando se abrieron las puertas de la Expo de Zaragoza el viernes pasado y los organizadores plantaron otra «Z» en la pechera de las personalidades invitadas y muchos no podían salir de su estupor.

La «Z» y las cejas (^^) quedarán en la memoria durante mucho tiempo como seña de identidad de un candidato que acabó siendo, por segunda vez consecutiva, presidente del Gobierno en España.

José Luis Rodríguez Zapatero basó su campaña electoral, hace muy pocos meses, en la imagen y en el culto a su persona.

Todo giró a su alrededor y todo se preparó a mayor gloria del líder, y no tanto del partido al que representaba. Lo cierto es que la «Z» triunfó como marca y como símbolo de una forma personalista de entender la política.

Tal y como informa ABC, cuando se abrieron las puertas de la Expo de Zaragoza el viernes pasado y los organizadores plantaron otra «Z» en la pechera de autoridades y público según entraban en el recinto, lo primero que les vino a la cabeza a muchos fue la imagen de un Zapatero sonriente, hablando de «igualdaz», y sólo después pensaron en la ciudad que abraza el Ebro, y que contiene en su nombre dos zetas como dos basílicas, que no tienen ninguna culpa de nada.

El logotipo de la Exposición de Zaragoza ha sufrido varias transformaciones desde que se puso en marcha el proyecto. La «Z» de Zaragoza ha estado presente en algunos de los modelos, pero nunca en solitario.

La elección de una «Z», que al final ha sido el logotipo utilizado para las credenciales que permiten el acceso a los recintos feriales, ha causado sorpresa en parte del público de la Expo. Aunque pueda parecer un asunto menor, para muchos no lo es tanto, según ha podido constatar este periódico entre algunos invitados que han acudido ya a la Exposición.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído