González Pons tacha de «suicida» votar en blanco en el congreso de Valencia

(PD).- A una semana del congreso del PP y ante el temor de que allí se reflejen disidencias con el liderazgo de Rajoy, González Pons ha intentado desalentar a quienes pudieran utilizar para protestar el voto en blanco. Para el diputado, hacerlo sería «suicida» y supondría ir contra el PP.

El diputado del PP por Valencia y miembro ya confirmado del equipo de Rajoy cree que su partido ha superado ya la fase del Congreso Nacional en la que se elige al presidente, puesto que Mariano Rajoy se ha medido ya con Juan Costa, «candidato alternativo», y ha salido a su juicio vencedor. Por ello, advierte de que el voto en blanco en el cónclave de la semana que viene no será contra el único aspirante a la presidencia del PP, sino contra el propio partido, algo «suicida».

«De no haber habido candidato alternativo en la fase previa del Congreso uno podría votar en blanco, pero lo ha habido y llega al Congreso sólo Mariano Rajoy. Y con un solo candidato, votar en blanco, que nadie se engañe, no es votar contra Rajoy sino contra el PP. Es suicida», explicó en una entrevista concedida a Europa Press.

«La partida ha terminado»

González Pons afirmó que Mariano Rajoy llega fortalecido a la cita en Valencia porque «ha demostrado que sabe reaccionar con prudencia e inteligencia» en los días de «mar brava» que ha pasado el PP. En su opinión, ahora ya no quedan «cartas boca abajo» y el cónclave no se cerrará en falso.

«A partir del momento en el que Juan Costa reconoció que no tenía apoyos suficientes para presentar su candidatura, se encendió la luz y hemos visto dónde estaban escondidos todos. La partida ha terminado», aseguró.

A su juicio, todos los apoyos con los que cuenta hoy Mariano Rajoy para ser presidente del partido son «firmes», porque «con la que ha llovido, no estarían con Rajoy». González Pons no quiso hacer vaticinios sobre el futuro de esos apoyos, si se mantendrán con el líder o variarán de cara al congreso de 2011, en el que el PP elegirá a su candidato a la presidencia del Gobierno en 2012. «Los apoyos, en política, son apoyos. Ni sinceros ni insinceros. La sinceridad queda para las relaciones interpersonales», matizó.

Tras aclarar que tampoco en política hay que pedir «pruebas de fe» en el liderazgo, «ni en los principios ni en la estrategia», el diputado explicó que quien se haya mostrado crítico estas semanas pero quiera «integrarse» en la futura dirección del PP debe tener la oportunidad de hacerlo. En concreto, Juan Costa, que debe ser incluido por Rajoy en los órganos de dirección si él quiere, «lo mismo que Obama integrará a Hillary en su candidatura si es inteligente».

Esteban González Pons no quiso poner ningún nombre ni contenido a los cargos de la futura dirección que diseña Mariano Rajoy. Aseguró que ha charlado con el presidente del PP sobre el partido, pero no sobre su futuro personal, que pasa por el Congreso de los Diputados y por un «hueco en el equipo» si lo decide Rajoy.

Sí defendió que los cargos de máxima dirección deben dedicarse a ellos en exclusiva y que «quien trabaja todos los días en Génova no puede dirigir al mismo tiempo una institución». «Ha sido lo habitual, no tener responsabilidad territorial, pero puede haber excepciones», matizó.

«María es muy importante en el PP»

Respecto a Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de madrid, Esteban González Pons quiso hacer hincapié en que es injusto considerarla crítica con el líder. «Se ha cansado hasta el límite de decir que apoya a Mariano Rajoy», aseguró, para definirla como «una de las políticas más valiosas de la Europa occidental». «Yo la quiero ver integrada, cómoda, feliz y colaborando con el PP. Sin ella, no se pueden hacer las cosas tan bien», dijo.

La misma «comodidad» quiere el diputado para la presidenta del PP vasco, María San Gil, que el próximo mes de julio abandonará el cargo tras su enfrentamiento con la dirección del partido durante la redacción de la Ponencia Política, de la que formaba parte.

«María es muy importante en el PP y me gustaría que Mariano Rajoy o el próximo secretario general, el día que se cierre el Congreso, dijeran que la primera tarea a la que se van a dedicar es a que María San Gil vuelva a sentirse cómoda en el PP y a que Ortega Lara vuelva a ser afiliado», expuso.

En cuanto al futuro político de Jaime Mayor Oreja, el diputado alabó igualmente la figura del eurodiputado como «uno de los grandes políticos del PP» y añadió que será «una decisión acertada» que vuelva a encabezar la lista en las próximas elecciones europeas, «si el partido lo decide así».

El debate de fondo en el malestar de María San Gil es la disposición del PP ante el nacionalismo. La Ponencia Política incluye aportaciones de la dirigente vasca duras con el PNV y algunas enmiendas presentadas plantean suavizar esta redacción. «El Congreso será el que decida», eludió González Pons.

También se discute si es necesario un nuevo Pacto Antiterrorista por escrito o no, una posibilidad esta última que dejó abierta el propio Rajoy al afirmar que «las formas son accesorias» y que lo importante es «el fondo», dejar claro «que no se va a negociar políticamente con ETA».

Sobre este asunto, el diputado valenciano zanjó:»El Pacto Antiterrorista ya está escrito y suscrito por PSOE y PP». «Hay que demandar al Gobierno que vuelva a él, y creo que lo está haciendo; que a Zapatero y Rajoy se les vea codo con codo luchando juntos contra ETA», añadió.

Preguntado por la incidencia en las futuras relaciones con el PNV de la letra de ese Pacto Antiterrorista ya escrito, en cuyo preámbulo se exige al PNV la ruptura con el Pacto de Estella, el dirigente ‘popular’ negó que ambas cosas tengan que ver. «En todo en lo que aparece mencionado el PNV en el texto del Pacto debería seguir mencionado», aseguró. «El Pacto Antiterrorista no tiene nada que ver con pactos futuros con el PNV», insistió.

«La bicefalia no trae nada bueno»

La Ponencia Política que debatirán los miembros del PP en el Congreso es la que más enmiendas ha recibido, seguida de la Ponencia de Estatutos. En este segundo documento, algunos militantes reclaman medidas como reducir el número de avales que necesita un aspirante o introducir un sistema de elección directa del candidato.

Según el diputado, se está trabajando en conjugar ambos intereses, «más democracia interna sin convertirnos en partido asambleario». Cuál sea la fórmula, se verá en el Congreso.

«La Ponencia de Estatutos, en lo que respecta a la elección del presidente, es mejorable», aseguró Goznález Pons. «Debemos pensar en cómo podemos reconocer que el presidente se elige por sufragio universal, libre y directo de todos los militantes y al mismo tiempo no convertir al PP en un partido asambleario como ERC», agregó.

El diputado también defendió que los Estatutos del partido establezcan que el presidente de la formación es el candidato a la presidencia del Gobierno. «La bicefalia no trae nada bueno, sólo se consigue tener el doble de dolores de cabeza», concluyó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído