Elorriaga bromea con Pujalte: «¡Por fin un crítico!»

(PD).- El «marianismo» está viviendo su fiesta en Valencia. Con todas las miradas puestas en María Dolores de Cospedal -también en Soraya Sáenz de Santamaría y el propio Rajoy-, el Partido Popular ha hecho piña después de estos tres meses de arañazos y bofetadas. Esperanza Aguirre, no obstante, también ha sido aclamada por parte de algunos compromisarios. Los opositores a Rajoy han sido difíciles de encontrar. Una anécdota: Elorriaga ha bromeado con Pujalte: «¡Pon fin un crítico!».

El pistoletazo de salida del XVI Congreso Nacional del Partido Popular ha estado marcado por la designación de María Dolores de Cospedal como secretaria general. Pero también por otros acontecimientos. Y es que ha habido sorpresas en la capital de la Comunidad Valenciana.

La primera ha correspondido a Rodrigo Rato. El ex vicepresidente de José María Aznar y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido plantarse, a última hora y por sorpresa, en la inauguración oficial del cónclave popular.

Y es que hasta hace unas horas la agenda de Rato había hecho imposible su presencia en Valencia al tener previsto un viaje a Singapur (Indonesia), según informa El Semanal Digital. Sin embargo, el veterano político del PP ha sacado tiempo y estará en las tribunas de invitados. Por la noche regresará a Madrid y, desde allí, volará hacia Singapur.

La otra sorpresa –aunque, según fuentes populares, no tanta– ha sido la de Eduardo Zaplana. El ex ministro y ex portavoz parlamentario del PP no acudirá a la intervención del secretario general saliente, Ángel Acebes. Tanto desde el PP como desde ámbitos cercanos a Zaplana, se ha insistido en que éste no había recibido invitación, ya que al haber presentado su dimisión no perdía su derecho.

No obstante, todo parece indicar que Zaplana, volcado en sus actividades profesionales en Telefónica, tampoco tenía el menor interés por acudir a un acto donde iba a verse las caras con un gran número de críticos.

MARÍA DOLORES DE COSPEDAL, LA PROTAGONISTA

La fiesta del PP, que ha comenzado oficialmente a las 16:00 horas, en el recinto Feria de Valencia, ha tenido una clara estrella: la que será la nueva secretaria general del partido, Dolores de Cospedal.

Un nombramiento que ha servido de bálsamo para las heridas abierta en la lucha de dirigentes de diferentes sensibilidades en estos tres meses posteriores a las elecciones, y que han dejado una clara víctima -que no ha asistido siquiera al congreso-: María San Gil.

RAJOY: «QUIERO UN PP MÁS ABIERTO QUE NUNCA AL CONJUNTO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA»

Mariano Rajoy, a la espera de ser elegido para seguir al frente del PP, ha dicho en su discurso que su objetivo es que del XVI Congreso salga un partido «más abierto que nunca al conjunto de la sociedad española, de centro y ligado única y exclusivamente a los intereses generales«.

Rajoy ha hecho estas declaraciones tras la visita que ha realizado a la Feria de Muestras de Valencia, donde esta tarde comienza el Congreso de los populares en el que previsiblemente será reelegido presidente del PP.

Acompañado por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente del Comité Organizador del Congreso, Ramón Luis Valcárcel, Rajoy ha asegurado que mañana cuando presente su candidatura apostará por un Partido Popular «unido, integrado y abierto a todos los españoles«.

«Este partido sólo se debe a los españoles, a los que le votan y a los que no nos han dado su apoyo«, ha aseverado el presidente del PP, quien ha apostillado:

«Este partido está abierto a todos y desde sus principios y convicciones quiere dirigirse a todos los españoles, vivan en el lugar de España donde vivan, sean quienes sean y sea cual sea su condición o pensamiento».

Ha señalado que en este Congreso «sólo hablan los que tienen que hablar: los 3.025 compromisarios del PP que representan a los 700.000 militantes» y que han sido elegidos por el «democrático procedimiento que establece el Partido Popular«.

«¡POR FIN UN CRÍTICO!»

Según cuenta Oscar Guitiérrez en El País, los periodistas y fotágrafos han podido vivir una anécdota que refleja el ambiente que se está viviendo en el Congreso Nacional. Un encuentro entre el secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, distanciado hoy del equipo de Rajoy, y el diputado, Vicente Martínez Pujalte.

«¡Por fin un crítico!», le ha lanzado no sin ironía Elorriaga a Pujalte mientras se abrazaban.

Todo esto a cinco kilómetros del Turia, y con un calor sofocante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído