Las becarias del Instituto de la Mujer no cobraban baja por maternidad

(PD).- Predican pero no dan trigo. Las becarias del Instituto de la Mujer, órgano encargado de velar por la igualdad de derechos y la igualdad, no cobraban baja por maternidad. ¿Dónde está la conciliación de la vida familiar y laboral de la que habla el Gobierno Zapatero?

El régimen que tuvieron que firmar los actuales becarios del Instituto refleja que en caso de parto, adopción o acogimiento, la dirección “podrá conceder la suspensión temporal de la beca” por un periodo “no superior a 16 semanas, ampliable, en el supuesto de parto múltiple, en dos semanas más por cada hija o hijo a partir del segundo“, según lanacion.es.

De esta forma, las becarias no percibían ningún ingreso durante las 16 semanas de suspensión y, en caso de superarse este plazo, la beca se declaraba “extinguida por Resolución de la Directora General”

Lo cuenta elconfidencial.com. Una empleada del Instituto de la Mujer señaló a ese periódico digital que “Ninguna mujer podía afrontar quedarse embarazada y estar varios meses sin cobrar nada, el Instituto estaba discriminado a las mujeres”.

La última convocatoria del Instituto, publicada en el BOE el pasado 2 de enero, rectifica y recoge que “mientras dure la situación, la persona interesada continuará devengando y percibiendo el importe de la beca otorgada y el periodo interrumpido será recuperable en todo caso”.

La orden del antiguo Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales reconoce que “en el marco de los objetivos de las políticas de igualdad”, resulta necesario que las personas que disfrutan de una beca “puedan interrumpir la misma por razón de parto, adopción o acogimiento sin que ello supnga menoscabo alguno de su derecho a continuar percibiendo el importe de la beca”, algo que hasta ahora se había negado. No obstante, se mantiene el artículo por el cual la beca se extingue si se sobrepasa el plazo de 16 semanas de suspensión.

PROBLEMAS DE DISCRIMINACION

Una mejora que llega tras las protestas de las becarias, que, no obstante, observan más problemas de discriminación en la oficina creada para luchar por la igualdad. Es el caso de la póliza de seguro de enfermedad y accidentes corporales de la que pueden disfrutar los becarios, “salvo que concurran circunstancias personales que imposibiliten la suscripción a la misma”.

Esta cláusula ha supuesto, al menos en una ocasión, que se rechazara asegurar a una becaria por ser diabética, becaria que finalmente obtuvo una indemnización del Instituto por haber sufrido esta discriminación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído