Carrillo: «Si algún Gobierno tiene algo que ver con la crisis es el de Aznar»

(PD).- El ex dirigente comunista hace su propio análisis de la crisis económica. «Zapatero y su Gobierno tienen muy poco que ver con las causas de esta crisis. Si algún Gobierno español tuvo algo que ver, sería, en todo caso, el de José María Aznar por su implicación en la guerra de Irak, acontecimiento que sí tiene influencia sobre los problemas que vivimos«. Según el nonagenario, «ni en esa guerra, ni en la carestía de la vida -originada por la del petróleo-, ni en el estallido de la burbuja inmobiliaria pueden atribuirsele responsabilidades particulares al Gobierno de Zapatero«.

Santiago Carrillo, desde las páginas de El País, se ha convertido en flotador de Rodríguez Zapatero. Cuando las crisis económica llega ya al cuello a los españoles, el analista político de la cadena SER da su particular visión de lo que está ocurriendo.

«Zapatero y su Gobierno tienen muy poco que ver con las causas de esta crisis. Si algún Gobierno español tuvo algo que ver, sería, en todo caso, el de José María Aznar por su implicación en la guerra de Irak, acontecimiento que sí tiene influencia sobre los problemas que vivimos. Pero ni en esa guerra, ni en la carestía de la vida -originada por la del petróleo-, ni en el estallido de la burbuja inmobiliaria pueden atribuirsele responsabilidades particulares al Gobierno de Zapatero. El Estado no tiene poderes para frenar la especulación capitalista».

Estos factores no fueron tenidos en cuenta en el debate parlamentario. Sin embargo, en el discurso de Zapatero hubo algo esencial que la izquierda tiene que sostener: las medidas previstas por el Gobierno tienen una pauta progresista: tratan de conseguir que no resulte afectado el gasto social, quieren mantener al mejor nivel posible las condiciones de vida de los trabajadores y las gentes modestas. Es lo que Zapatero denominó «una estrategia socialdemócrata frente a la crisis».

Y esto es en el fondo lo que no gustó a Rajoy y a la derecha, que inmediatamente han sacado el tópico de que frente a la crisis no hay política de izquierda o de derecha. Es falso: frente a la crisis del 29 en Estados Unidos hubo estrategias diferentes, la de Hoover y la del New Deal, que prevaleció con Roosevelt y que fue una estrategia progresista que ha dejado honda huella. Pienso que la izquierda y los progresistas estamos obligados a apoyar a Zapatero en la estrategia por él definida y a evitar caer en el juego de la derecha que consiste en supervalorar errores secundarios para lograr lo de siempre: que la crisis la paguen las capas más modestas de la sociedad.

Y concluye Santiago Carrillo:

«Lo inquietante a este respecto es la debilidad parlamentaria del Gobierno. Zapatero debe ser consciente de ello y tomar la iniciativa de la comunicación a los ciudadanos, a la calle. A su vez, éstos, por su propio interés, tendrían que apoyarle».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído