Pilar Elías: «A mi ya me ha tocado la china y no tengo nada que hacer»

Pilar Elías: "A mi ya me ha tocado la china y no tengo nada que hacer"

Miguel Pato (Periodista Digital)-. Pilar Elías, la viuda, se va a seguir encontrando con el asesino cada mañana. Milagros Altuna, esposa del etarra Kándido Azpiazu, se ha adjudicado la parte del negocio de cristalería perteneciente a su esposo, que ha sido subastada en los juzgados de Azpeitia. En Periodista Digital hablamos con Pilar quien no deja de preguntarse, desde hace cuatro años, dónde está la justicia.

El caso de la vivienda de Iñaki de Juana Chaos y el que vive usted con la cristalería en manos de un etarra justo debajo de su casa han llamado poderosamente la atención de la opinión pública. ¿La Justicia deberá de tomar cartas en el asunto para evitar la proximidad de los verdugos a sus víctimas?

Si hubiera tomado cartas en el asunto en su momento esto no hubiera ocurrido. Lo que pasa es que la justicia nos ha tenido, a las víctimas, en un olvido total. En mi caso ha ocurrido esto porque la Justicia no se ha portado nada bien.

Tenían que habernos avisado que podíamos pedir orden de alejamiento o alguna otra medida similar. Pero jamás, ni la Justicia ni el Gobierno, nos han dicho cuáles eran nuestros derechos. Y ahora, en mi caso, ya no puedo hacer nada.

Pero los partidos políticos también podrían haberles asesorado.

Cuando este individuo se me puso debajo de casa enseguida empecé a moverme. En ese momento, Peces Barba me contestó que ya no podía hacer nada porque el delito estaba prescrito. Lo único que podía hacer era pedir el embargo.

Así, moví los hilos que tenía que mover y la Audiencia Nacional decretó el embargo. Pasado el plazo, este individuo no pagó y el negocio salió a subasta. Y me temía que la mitad acabaría en manos de la familia del terrorista. Así ha ocurrido, no me ha pillado por sorpresa.

¿Usted, o alguien cercano, no pensó en pujar por la mitad de ese local?

Yo no le dije a nadie nada y que salga lo que Dios quiera. Porque era una mitad, y una mitad con un terrorista dentro…

El único consuelo que tengo es que no le ha salido gratis, que ha tenido que pagar. Es irrisorio lo que ha tenido pagar, pero no le ha salido gratis.

Lo irónico de estos dos casos es que todo el mundo sospecha de dónde viene el dinero, del terrorismo.

Eso ni lo dudamos. Y yo lo que digo, lo que me pregunto es dónde esta la Justicia. Las victimas estamos completamente desamparados.

Si el delito ha prescrito o ya se ha juzgado, bien, las leyes son las leyes. Pero dónde está el Gobierno. ¿El Gobierno no puede echar una mano, indagar, hacer algo? Es una inmoralidad la situación en la que se van a encontrar muchas otras personas por el caso de Iñaki de Juana.

Es una inmoralidad que ese individuo se pasee otra vez por esas calles. Haría falta un alejamiento. Pero, es más, después de veintitantos muertos lo que haría falta sería un destierro de España.

Siempre nos preguntamos, incluso en momentos como este, cómo es posible que no haya tenido la tentación de coger una piedra y romper la cristalería.

No sé que es lo que nos da a las víctimas nuestra entereza pero nunca nos tomaremos la Justicia por nuestra mano. Jamás. Y espero que esto se conserve así. Porque al punto al que estamos llegando cada vez es más difícil que las personas lo puedan aguantar.

A veces hace falta hacer mucho ruido y con estos dos casos de nuevo de actualidad tal vez se consiga alguna cosa.

Ya veremos. A mi ya me ha tocado la china y no tengo nada que hacer.

Pero, ¿no ha pensado en alguna otra medida?

Qué voy a hacer yo. Contra la Justicia no puedo ir. Sólo faltaría que tuviera que ir contra la Justicia para que luego me metan a mí en la cárcel.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído