Insisten en quitar las placas franquistas pero no las «rojas» ni las dedicadas a delincuentes

Insisten en quitar las placas franquistas pero no las "rojas" ni las dedicadas a delincuentes

(PD).- En esta España de la memoria amnésica los niños no deben estudiar en un colegio que lleve el nombre Ruiz de Alda, pero sí jugar en el parque «La Pasionaria». La Avenida Millán Astray es intolerable, pero la calle Santiago Carrillo no tiene nada que objetar. Un Arco de la Victoria hay que replanteárselo, pero una calle al xenófobo y racista por antonomasia, Sabino Arana, hay que tragárselo. Es la memoria histórica del abuelo de ZP llevada a las calles.

Dólores Ibárruri, cuyo funesto historial es bien conocido tanto durante la Guerra Civil española, cuando bajo el paraguas de Stalin imponía el terror y la muerte entre exilados españoles, tiene numerosas placas en las ciudades de los alrededores de Madrid. Parques y calles que recuerdan a una de las españolas más destacadas en su afinidad con el régimen criminal de la URSS y otras dictaduras comunistas. También tiene su homenaje Manuel Azaña, segundo presidente de la II República, y para muchos responsable en grado sumo del estallido de la Guerra Civil.

Pablo Iglesias, fundador del PSOE y de la UGT, tiene sus propias avenidas y calles, y hasta Santiago Carrillo tiene su propia calle en Gijón. El ex dirigente comunista tiene la mancha en su historial no sólo de sus conchabeos con las dictaduras comunistas, sino de tener la responsabilidad por acción u omisión de uno de los episodios más negros de la historia reciente de España: los terribles asesinatos de civiles en Paracuellos del Jarama.

Pero hay más. Sabino Arana es uno de los nombres elegidos con más asiduidad en el País Vasco para nombrar calles y otros sitios públicos. Existe desde el 20 de diciembre de 1979 en Barcelona una calle dedicada de forma inexplicable a Sabino Arana, teórico racista y xenófobo del siglo XIX. Una plataforma de asociaciones ciudadanas inició una campaña para que el nombre de esta calle sea cambiado por el de «Copito de Nieve», el gorila albino recientemente fallecido en el zoo barcelonés y que hasta su muerte ha contado con la atención y el afecto de los habitantes de la Ciudad Condal.

Pero la memoria histórica de Zapatero y su abuelo imponen que sólo hay que mirar en una dirección. La Federación Estatal del Foro para la Memoria, -su portavoz, José María Pedroño Gómez- olvida esta realidad y denuncia que Madrid cuenta con 177 calles cuyo nombre recuerda a políticos, militares y otras personalidades del régimen franquista.

«Madrid tiene unas 177 calles dedicadas a franquistas, además de otros símbolos como el Arco del Triunfo en Moncloa, o las dos águilas de San Juan de la Administración General de Loterías», criticó Pedreño, que instó a las administraciones a que recopilen todos estos símbolos y «los guarden en un museo especializado».

Pedreño realizó estas declaraciones en un acto reivindicativo organizado por varias asociaciones y plataformas que pidieron a los ayuntamientos de la región que cumplan la Ley de Memoria Histórica, en cuanto a la retirada de simbología franquista de las calles y espacios públicos.

Durante toda la semana, miembros de las asociaciones convocantes, entre las que se encuentran el Ateneo Republicano de Carabanchel, el Colectivo Republicano Tercer Milenio, la Federación Estatal de Foros por la Memoria, el Partido Comunista de España/Leganés, la Unidad Cívica por la República, y V de Vivienda de Leganés, han arrancado algunas de las placas que recuerdan al franquismo para exponerlas en la Puerta del Sol como prueba de su denuncia.

En las placas podían leerse nombres como el de calle del general Yagüe, Teniente General Muslera, General Millán Astray, Muñoz Grandes, Capitán Muro Durán, o General Asensio Cabanillas. Además, en aquellas donde no se pudo quitar la placa los colectivos han colocado una pegatina de la avenida de la III República. Este mismo cartel fue pegado hoy en la fachada de la Casa de Correos, aunque uno de los guardia civiles que custodian la puerta se aproximó para retirarlo.

«Queremos reivindicar que 72 años después de que tal día como hoy se sublevara un grupo de militares monárquicos contra un gobierno constitucional sigue habiendo todavía en la capital 177 placas conmemorativas militares o civiles relacionadas con el golpe de Estado», explicó el presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio, Arturo del Villar, quien afirmó que es el momento de que se cumpla la Ley 52/2007 de Memoria Histórica y «desaparezcan símbolos como el Arco del Triunfo y las placas en las iglesias recordando a los caídos por Dios y por España».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído