Una fuerte discusión provocó que ‘Txeroki’ ordenase a Comes pasar a Francia

Una fuerte discusión provocó que 'Txeroki' ordenase a Comes pasar a Francia

(PD).- Arkaitz Goikoetxea y Jurdan Martitegi, responsables del ‘comando Vizcaya’, mantuvieron una fuerte discusión con la ‘liberada’ Olga Comes hasta el punto de pedir por escrito a Txeroki que la apartara de la banda terrorista.

A raíz de la misiva, el jefe de los comandos reaccionó ordenando a Comes que pasara a Francia el pasado abril y se integrase en el ‘aparato militar’ de la organización terrorista, informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

Goikoetxea y Martitegi trasladaron a Garikoitz Aspiazu Rubina, ‘Txeroki’, que pensaban que Comes no estaba capacitada para realizar la tarea que se le había encomendado y que ponía en peligro a todo el comando. El jefe ‘militar’ aceptó la petición de Goikoetxea, alias ‘Dulantzi’, y ordenó el paso a Francia de Olga Comes, detenida el 26 de julio pasado cerca de Arceau junto a uno de los responsables del ‘aparato militar’, Asier Eceiza.

Cuando Goikoetxea recibió la orden en febrero de 2007 de reorganizar la estructura de ETA en Vizcaya –desarticulada apenas dos meses antes a partir del hallazgo de un ‘zulo’ en Amorebieta–, optó por recurrir a personas de su confianza, muchas conocidas desde la adolescencia y algunas de su localidad natal, Getxo. Ninguna de estas características las reunía Olga Comes, ‘Txikitxe’, de 40 años y natural de Pamplona.

La actividad de ‘Txikitxe’ en el ‘complejo Vizcaya’ se repartió entre el alquiler de las viviendas que la banda utilizó en Ezcaray y Logroño y los seguimientos realizados, en compañía de los otros dos ‘liberados’, al concejal del PSE en Eibar Benjamín Atutxa, a quien los terroristas pretendían secuestrar y asesinar en un plazo de 48 horas. Comes ya aparecía como susceptible de ser captada por ETA en la documentación incautada en un chalet de Tarbes al que fuera jefe del aparato militar de ETA Ibon Fernández Iradi, ‘Susper’, tras su detención en diciembre de 2002.

La otra cara del ‘comando’ y de la relación con Goikoetxea la representan sus paisanos Asier Borrero, Aitor Cotano e Iñigo Gutiérrez. Los integrantes del ‘comando Hegoa’ actuaban de apoyo a Goikoetxea y Martitegi como autores materiales de varios atentados, pero también realizando transportes de explosivos desde Francia, realizando informaciones y captando a otros miembros.

A pesar de que el primer atentado relevante atribuido al Vizcaya, contra la casa cuartel de Durango, fue cometido en agosto de 2007 y Comes no abandonó la disciplina del comando hasta abril de 2008, no hay constancia de la participación directa de ésta en ninguna de las ‘ekintzas’, probablemente porque ni Goikoetxea ni Martitegi se fiaban de la ‘liberada’.

DETENIDA A LOS CUATRO DÍAS

Cuatro días después de la desarticulación del ‘Vizcaya’, la Gendarmería francesa detuvo en el departamento de Cote d’Or a la antigua integrante del ‘comando Vizcaya’. Viajaba en un Citroen C4 verde con matrículas falsas que intentó sobrepasar un control de carretera y sufrió un accidente. En su interior, los agentes encontraron una pistola procedente del robo de Vauvert (octubre de 2006), una fuerte suma de dinero en metálico, placas de matrículas falsas, útiles para robar otros coches y material informático.

Comes compartía vivienda con, al menos, otros tres miembros de ETA y se investiga si uno de ellos era Eceiza. La terrorista, como ya había hecho en el comando Vizcaya, fue la encargada de alquilar un chalet en Montmançon, a 10 kilómetros de donde fue detenida, el 2 de julio anterior por 650 euros mensuales. Sus compañeros eliminaron cualquier prueba y horas después de la detención huyeron de la casa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído