«¡Yo soy una princesa!»

"¡Yo soy una princesa!"

(PD).- La Princesa Letizia vivió una curiosa situación durante el primer fin de semana de los Juegos Olímpicos de Pekín, cuando debió reivindicar su condición de miembro de la realeza ante un periodista.

Para Letizia, se trata de un trepidante verano con situaciones muy diversas. Todo comenzó con la admiración hacia sus tacones de infarto para compensar los 30 centímetros de diferencia que median entre los Príncipes -ella mide 1,70 y Don Felipe, 1,97-.

Después llegó la sorpresa de su vestido negro de la colección de Markus Lupfer. Doña Letizia mostró así un estilo más juvenil evidenciando que además de Caprile, Varela o Domínguez se pone cosas de Hugo Boss o Bassi, incluso Massimo Duti. En Pekín vivió junto a Don Felipe la euforia del arranque de los Juegos descubriendo además su parentesco con la primera medalla de oro de España.

«Doña Letizia me ha preguntado que de qué parte de Asturias soy. Le he dicho que de Oviedo, que mi abuelo era muy amigo de su abuela y que, aunque lejanos, somos medios parientes», contó Samuel Sánchez, el medallista de oro, sobre la conversación que mantuvo con ella.

Pero también en aquellos días de efervescencia en Pekin se produjo una situación insólita para Doña Letizia en un encuentro con periodistas. La situación, según ha trascendido ahora, se produjo en el primer fin de semana de los Juegos

EL INCIDENTE CON EL PERIODISTA PATOSO

Letizia asistía junto a su esposo, el Príncipe Felipe, heredero de la Corona española, al baloncesto. Conversando con algunos periodistas españoles se interesó por la presencia de otro, al que preguntó: «¿Y tú de qué medio eres?».

El periodista, procedente de América Latina, respondió indentificándose, y de inmediato repreguntó a la princesa: «¿Y tú?».

Según relataron testigos presenciales, Letizia, visiblemente sorprendida, sólo atinó a responder: «¡Yo soy una princesa!». Segundos después el Príncipe Felipe se retiró junto a su esposa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído